Saltar a zona de contenidos

¿Qué hipoteca me puedo permitir?

Qué hipoteca me conviene más: fija, variable o mixta.

La respuesta puede ser sencilla, pero va a depender de muchos factores que son, por un lado muy personales y, por otro, nada personales, como la situación económica actual, el precio del dinero y su posible tendencia en el futuro. También, claro, de cómo ves tú el futuro y de si eres una persona conservadora o que, al contrario, toleras cierto nivel de incertidumbre. Pero, como se trata de decidir, lo que necesitas es saber bien qué tres opciones están sobre la mesa.
Qué hipoteca me puedo permitir

¿Quieres verlo todo claro y a la vez?

  • Podrás ver las características de cada tipo de hipoteca.
  • Podrás simular y comparar tus datos con las tres opciones.
  • Podrás saber qué tipos de personas se decantan por una u otra.
  • Podrás valorar mejor qué va contigo y con tu vida más allá de un interés puntual.
  • Podrás saber cuál es tu hipoteca y por qué.

Y, además, te damos las cuatro claves que te conviene saber de la hipoteca que te conviene tener: Hipoteca variable, fija o mixta.

Desde luego no es para echarlo a suertes. Aunque haya cosas de una o de la otra que te interesen, tienes que decidir y saber por qué motivos te decides. Por eso, te ponemos delante un breve cuadro con las características principales de cada hipoteca.

Hipoteca variable

  • Cómo funciona: varía y se revisa en función del mercado
  • Tipo de interés: euribor + diferencial
  • Cuota mensual: variable
  • Revisión de cuotas: cada 12 meses

Hipoteca fija

  • Cómo funciona: pagas una cuota fija toda la vida del préstamo
  • Tipo de interés: fijo
  • Cuota mensual: fija
  • Sin revisión de cuotas

Hipoteca mixta

  • Cómo funciona: los primeros años es fija y luego variable
  • Tipo de interés: fijo al principio y variable después
  • Cuota mensual: fija y variable
  • Revisión de cuotas: en la parte variable cada 12 meses

Pero para saber realmente qué tipo de hipoteca te conviene, empieza mirándote al espejo.

Ya conoces las tres hipotecas y seguro que te conoces bien a ti mismo. Y eso es básico: la hipoteca que te conviene depende mucho de en qué perfil encajes mejor. Según como seas en tu día a día, vas a decantarte por una hipoteca u otra, seguro. ¿Te ayudaría ver, con algunas pautas básicas comunes, qué tipos de personas eligen cada tipo de hipoteca?

La hipoteca fija para tipos tranquilos

Si piensas que tus ingresos serán fijos durante mucho tiempo, eres una persona conservadora y poco amiga de sobresaltos.
  • Como siempre pagas una cuota fija, siempre sabrás el presupuesto que debes destinar mes a mes al pago de tu hipoteca.
  • Con Bankinter, hasta 30 años de plazo.
  • Sin cambios se vive mejor.

La hipoteca variable para los que los cambios no le asustan

Recuerda que el Euribor varía y se revisa en función de cómo esté el mercado. Como ves, todo muy imprevisible, pero tú lo aceptas porque crees que tu situación siempre irá mejorando.
  • Pagarás menos ahora y quizá mañana también. O tal vez, pagues más.
  • Piensas que podrás hacer frente a los cambios de los tipos de interés.
  • Hasta 30 años y te permite hacer aportaciones anticipadas.

La hipoteca mixta para los que pueden con las dos

Esta combinación de ambas hipotecas puede ser ideal si tienes una seguridad laboral y cierta solvencia. Si crees que además puedes ir haciendo aportaciones periódicas, todo mejorará.
  • Al inicio pagarás un poco más o un poco menos, según con cuál la compares.
  • Con las aportaciones podrás reducir el tiempo que estarás expuesto a tipos variables.
  • Hasta 30 años. Eliges si el tramo fijo es 10, 15 o 20 años.

Si aún no los tienes, sería buenííísimo que tuvieras clarííísimo tus números.

Tenemos 2 herramientas que te los dirán rapidííísimo.

Para saber que casa te puedes permitir

Con unos pocos datos y unos minutos sabrás el precio máximo para tu casa y el importe de tu hipoteca.
¿Qué casa me puedo permitir?

Y cuánto vas a pagar de cuota mensual

Según tus ingresos y ahorros, podrás calcularlo en un santiamén, o menos.
Simular hipoteca

Si tu hipoteca es para una segunda vivienda la cosa cambia. Sí, pero no tanto.

El cambio más relevante es que la cantidad a financiar no puede ser superior al 60%, en vez del 80% habitual de las hipotecas para residencia habitual. El resto de condiciones suele ser similar, pero mejor que lo mires con más detalle.
Saber más sobre segunda vivienda
Hipoteca para comprar segunda vivienda

Tus dudas y las de casi todo el mundo