Saltar a zona de contenidos

préstamos personales

Cuando necesitas un préstamo esta es la palabra que quieres oír: fácil.

Ponértelo fácil es lo que hace de un banco tu banco: flexibilidad a la hora de elegir, de devolver, de poder contar con una gama de préstamos que permita ajustarse a tus necesidades.

Hacerlo fácil es que puedas elegir el tipo de préstamo

Interés fijo

Un tipo fijo durante toda la vida del préstamo. Para tu tranquilidad, para que conozcas los número de principio a fin.

Interés revisable

Marcamos una fecha para la revisión del índice de referencia acordado, normalmente el euríbor.

Interés mixto

Un tipo de interés fijo para los primeros años, que posteriormente pasará a ser revisable en las fechas pactadas, hasta el final del préstamo.

Interés variable

El tipo de interés variará cada vez que
lo haga el valor del índice de referencia
utilizado.

Fácil es que puedas devolver el dinero como más cómodo te resulte.

  • Cuotas constantes.
  • Cuotas con amortizaciones iguales.
  • Amortización pactada según un calendario prefijado.
  • Amortización flexible, que te permitirá diferir el pago de una parte del capital a vencimiento.
  • Amortización a vencimiento con pago periódico de intereses.
  • Amortización total a vencimiento, tanto la devolución del capital como de los intereses.

Fácil es poder contar con préstamos específicos según tus necesidades

Préstamo Multidisposición

Un préstamo que te permite disponer del importe conforme lo necesites, según un calendario previamente acordado. Un préstamo pensado para aquellos casos en los que la inversión prevista necesita realizar desembolsos parciales.

Préstamo pago de impuestos

Un préstamo para hacer frente al pago del IVA, IRPF, impuesto de sociedades o seguros sociales de tu empresa.
Préstamo pago de impuestos