Saltar a zona de contenidos

Avales

Respondemos por ti.

Porque sea cual sea el motivo por el que necesites un aval, tenemos una respuesta. Porque por algo hemos sido, y seguimos siendo, un banco especialista en avales.

  • Concursos ante la administración pública.
  • Derechos publicitarios.
  • Sobre juzgados ante el Ministerio de Justicia.
  • ...

    Respondemos tal y como necesitas:

    Lo único que necesitas es una línea de avales

    Para realizar la solicitud de un aval solo es necesario disponer de una línea de avales, una línea que podrás abrir, de manera muy sencilla, en la oficina Bankinter de tu empresa.

    ¿Prefieres un aval con firma preimpresa?

    Permite ahorrar tiempo y desplazamientos. Dese la nueva Oficina a Distancia, podrás solicitar el aval a través de la web. Una vez formalizado, las firmas se incorporan al documento que podrás descargar e imprimir.

    ¿Necesitas un aval con firma manuscrita?

    Si el organismo o empresa ante el que necesitas presentar tu aval no admite firmas preimpresas, podrás realizar la solicitud del aval de manera online o presencial y retirarlo en la oficina Bankinter que elijas.

    Respondemos de manera sencilla, rápida y con toda la información:

    Puedes solicitarlo a través de la web

    Porque desde el momento en que dispongas de una línea de avales, podrás solicitar los avales a través de la web, desde la Oficina a Distancia. Sin desplazamientos y sin perder tiempo.

    Podrás tenerlo listo en el mismo día

    Con firma preimpresa, tendrás tu aval disponible, a través de la web, en menos de 24 h. Si es con firma manuscrita, podrás retirarlo el día hábil posterior en la oficina que elijas.

    Y podrás conocer el estado de tu solicitud en cualquier momento

    Desde la Oficina a Distancia, podrás conocer el estado de las solicitudes, avales en vigor, avales cancelados y, además, para futuras ocasiones y para ganar tiempo, podrás guardar la solicitud de avales anteriores en la pestaña de favoritos.

    Y respondemos a todas tus preguntas:

    Ver ¿Qué es un aval? ¿Qué es un aval?

    Un aval es una operación bancaria que permite garantizar o asegurar el cumplimiento de una obligación contraída por una persona, a través del compromiso de un tercero, figura que se conoce como avalista. El avalista declara estar dispuesto a hacer frente a los compromisos que adquiere el avalado en caso de que este no lo haga.

    En el caso del banco, garantiza el cumplimiento de determinadas obligaciones contraídas por el cliente frente a terceros, generalmente la entrega de bienes y/o servicios en tiempo y forma, correspondiendo la cuantía del aval a un determinado porcentaje del valor del bien y/o servicio contratado, cuya reclamación por el beneficiario equivale a la indemnización como reparación del daño causado.

    Las obligaciones garantizadas pueden variar, siendo las más comunes de tipo económico (pago de impuestos, pago a un proveedor, etc.) o técnico (funcionamiento de equipos, buen fin de obra, para concurrir a subastas, así como los de adjudicación de concursos, etc.).

    Las operaciones de avales por parte de los bancos deben ser estudiadas como cualquier otra operación crediticia. Los avales son operaciones que entrañan riesgo, puesto que, si el cliente incumple, el banco deberá hacer efectivo el compromiso cuando sea requerido para ello.

    Ver ¿Qué personas intervienen en un aval? ¿Qué personas intervienen en un aval?

    Nos encontramos con tres figuras:

    • Deudor principal / avalado: persona física o jurídica a la que se le presta el aval (el cliente).
    • Avalista / fiador / garante: persona física o jurídica que presta el aval (el banco).
    • Beneficiario: persona frente a la que se avala, es decir, la persona a la que finalmente habría que pagar.

    Ver ¿Qué tipos de avales existen? ¿Qué tipos de avales existen?

    Los avales se clasifican según distintos criterios y, entre los más habituales, encontramos los siguientes:

    Avales según la descripción del Banco de España

    • Avales técnicos: la entidad de crédito responde en caso de incumplimiento de los compromisos que tiene su cliente con motivo de participaciones en concursos, subastas, ejecuciones de obras o contratos de suministro, por lo general ante un organismo público.
    • Financieros: tienen por objeto garantizar el pago de las operaciones financieras en las que el cliente resulte deudor. Destacan los que tienen origen en letras de cambio, pagarés o documentos mercantiles similares o los que corresponden al aplazamiento de pago de impuestos, sanciones y otras deudas tributarias ante la Administración Pública u otros organismos.

    Avales según el plazo vencimiento

    • Avales con duración indefinida: no tienen limitado en el tiempo el plazo de vigencia y, por tanto, garantizan el cumplimiento de las obligaciones del cliente-avalado frente al beneficiario-acreedor mientras dichas obligaciones subsistan.
    • Avales con vencimiento fijo: aquellos que tienen estipulado en el propio documento una fecha cierta, un vencimiento concreto y fijo (ya sea de prescripción o caducidad), lo que implica es que, una vez cumplido el plazo establecido en el aval sin que se haya producido un incumplimiento de la obligación avalada, supone la liberación para el banco en el sentido en que desde ese momento el banco dejará de garantizar el cumplimiento de las obligaciones que por el cliente-avalado pudieran originarse. Es decir, el banco desde la fecha de vencimiento del aval queda liberado de la obligación de afianzamiento que se contiene en el aval, teniendo en cuenta, lo que se indica en los siguientes párrafos relativo al plazo de exigibilidad, que diferencia entre caducidad y vencimiento.

    Avales según el grado de exigibilidad

    • Avales a primer requerimiento: cuando una entidad financiera atiende de manera casi automática al requerimiento de un pago avalado, sin necesidad de examinar en profundidad, si existen motivos para oponerse al pago requerido, limitándose a requerir al avalado una documentación justificativa mínima. Para considerar una garantía como aval a primer requerimiento, debe estar recogida de forma expresa en el texto del aval.
    • Avales no exigibles a primer requerimiento: son aquellos en los que la entidad financiera avalista puede investigar el incumplimiento antes de hacer efectivo el importe exigido por el beneficiario. En el caso de este tipo de avales, es normal que el banco exija que se acredite documentalmente por parte del beneficiario, la razón de no pago del aval.