Saltar a zona de contenidos

Diccionario económico - Bonificaciones hipotecarias

Bonificaciones hipotecarias

La bonificación hipotecaria es la cantidad de intereses que nos descontará el banco al contraer un préstamo hipotecario, y además contratar otros productos de venta combinada con la entidad. También se conoce con el nombre de hipotecas bonificadas. Bonificarse el préstamo es una buena opción para que este nos resulte más económico; no olvidemos que asumiremos un compromiso que durará mucho tiempo, y cuanto menos sea la carga, mejor podremos asumirlo.

Las hipotecas bonificadas tienen un tipo de interés mínimo, del que podremos beneficiarnos si adquirimos el total de los productos de venta combinada. Y además tienen un interés máximo: el que pagaríamos en el caso de que no hubiéramos contratado ninguno de estos productos.

Los productos que pueden bonificar nuestra hipoteca son algunos como el seguro de hogar, las tarjetas de crédito o débito, la domiciliación de nuestra nómina y de nuestros pagos, los planes de pensiones, el seguro de vida del titular de la hipoteca y el de protección de pagos o la cuenta corriente. Como vemos, las opciones son múltiples y varía de unos productos a otros: por ejemplo, es bastante conveniente (de hecho, es obligatorio) contar con un seguro de daños que nos garantice la devolución de la deuda en caso de incendio, o con un seguro de vida que lo haga si fallece el titular de la hipoteca.

Hasta la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria, estos productos asociados no estaban regulados y pudiendo ofrecerse de forma obligatoria. A partir de la entrada en vigar de la Ley Hipotecaria, esta admite que ciertos productos obligatorios (el seguro de daños o el seguro de vida del titular de la hipoteca) se puedan contratar con terceros, y no necesariamente con quien concede el préstamo.


¿Cuántos intereses nos podremos reducir con los productos de venta combinada con la hipoteca?

Los productos combinados con la hipoteca pueden suponer una bonificación hipotecaria de entre el 1% y el 1,3% del diferencial (es decir, unos 1.000 euros al año) respecto a la misma hipoteca sin estas bonificaciones. Además, hay que tener en cuenta que cuantos más productos de venta combinada con la hipoteca contratemos, mayor será nuestra fidelidad, y por tanto nuestra bonificación; así conseguiremos una hipoteca con mejores condiciones. 

Además

Credichalet

Un préstamo para construir tu casa: desde el principio hasta el final.
Saber más sobre credichalet

Propuesta personalizada de tu hipoteca

Si ya has encontrado casa, te ofrecemos una oferta personalizada con todos los importes: cuotas, impuestos, gestoría, registro, notaría…
Saber más sobre oferta personalizada