Saltar a zona de contenidos

Mejorar el ahorro familiar

Cómo mejorar el ahorro familiar

O lo que es lo mismo, nuestra tranquilidad, nuestro porvenir. Asuntos que forman parte de lo cotidiano, de nuestro día a día, de nuestra vida familiar.

  • Ahorro para los imprevistos, los que nunca se esperan y tampoco esperan.
  • Ahorro para lo previsto: la educación, mejorar nuestra calidad de vida, la jubilación...

Lo más importante, lo primero de todo.

En esta página vas a encontrar muchos consejos, servicios, fórmulas y herramientas que te ayudarán en tu plan de ahorro. Algunos te resultarán muy útiles y otros no tanto. Sin embargo, hay tres premisas que sí o sí tienes que tener en cuenta:

Haz un presupuesto

Es lo principal, saber con qué ingresos cuentas y qué gastos tienes. Solo desde esa realidad, podrás conocer cuál es tu capacidad de ahorro.

Fija un objetivo

Busca una motivación, sobre todo al principio. Tener un objetivo hará que te resulte más sencillo instalar el hábito del ahorro en tu día a día. Empieza por alcanzar una pequeña cantidad o algo que te haga especial ilusión.

Involucra a toda la familia

Todos formáis parte del presupuesto familiar: algunos aportáis, pero todos gastáis. Ahorrar es un camino que se recorre poco a poco, de manera constante y todas las colaboraciones, por pequeñas que parezcan, cuentan.

Seis consejos, seis actitudes.

Mirar las cosas con los mismos ojos, pero desde otro ángulo. Hay muchas ocasiones en las que, si nos paramos un momento a pensar, podemos modificar alguna de las inercias que nos llevan a gastar más de lo necesario.
  • ¿Realmente lo necesitas?

    Elimina aquellas cosas que pagas o compras regularmente y que, seamos sinceros, no necesitas. Es muy común que, sin darnos cuenta, acumulemos muchos pequeños gastos que juntos dejan de ser una cantidad pequeña.

  • ¿Estás seguro de que lo quieres?

    Evita las compras compulsivas. Párate durante unos segundos y vuelve a preguntarte si realmente lo quieres. Quizás no lo desees tanto.

  • ¿No es demasiado caro?

    Repasar y valorar nuestras facturas de, por ejemplo, suministros, puede traernos
    sorpresas. Te recomendamos comparar servicios y, aunque te lleve algo de tiempo, piensa que el posible ahorro lo notarás todos, todos los meses.

  • ¿Tienes que pagarlo a plazos?

    A veces, nuestra liquidez se ve afectada por un imprevisto y necesitamos aplazar nuestras compras. En esos casos ten en cuenta las opciones de tus tarjetas
    de crédito: puede ser que, además de cómodo, te resulte más rentable.

  • ¿Un regalo? ¿Una paga extra?

    No te vamos a proponer que no te des ningún capricho, por supuesto que no, pero cuando recibimos un dinero extra, destinar un poco de esa cantidad al ahorro nos ayudará en nuestra meta y nos ayudará a sentirnos bien, con los deberes hechos.

  • ¡Cuidado con las expectativas!

    Tan malo es no tener un fondo de reserva, como intentar alcanzar metas imposibles. El secreto del ahorro pasa por generar un hábito y hacerlo sin grandes sacrificios. Una buena fórmula es destinar en torno al 10% -15% de nuestros ingresos.

Tu banco también te puede ayudar. Sácale todo el partido que puedas.

Porque no íbamos a darte tantos consejos sin poner de nuestra parte. En Bankinter tienes productos y servicios que quizás no estés utilizando y que pueden ayudarte a planificarte, a sacar más rendimiento a tu dinero.

Súbete el sueldo

Tanto si tienes nómina, eres autónomo o estás jubilado, en Bankinter dispones de las cuentas más rentables del mercado.

Mueve tus ahorros

¡Di adiós al calcetín! De nada te servirá ahorrar si no mueves tu dinero, si lo dejas parado, irá menguando con el paso del tiempo.

Hazlo despacio, poco a poco

¿La mejor forma de ir construyendo un capital? Invertirlo de manera sistemática, pero poco a poco, sin que lo notes.

¿Y en la compra? Es fácil: comprar lo justo, comprar mejor.

Todos los consejos que podemos darte para ahorrar en la compra se ajustan a estos dos conceptos: comprar lo que verdaderamente necesitas y hacerlo con un poco de orden. ¿Que cómo se consigue eso? Aquí tienes unos “tips” para hacerlo de manera sencilla y sin darte apenas cuenta.

  • Acostúmbrate a llevar una lista, seguro que ahorras dinero y, además, algo que seguro también valoras: tiempo.
  • Antes de sucumbir a una oferta, cuenta hasta 10. Después vuelve a preguntarte si es necesario o no; si es un producto que usas habitualmente o no; o si, simplemente, vas a comprarlo porque está barato.
  • Nunca, nunca, nunca hagas la compra con hambre. Si lo haces comprarás más, de forma poco ordenada y, probablemente, llenarás tu carro de azúcares y otros productos de consumo inmediato.
  • En muchos casos, la compra a granel es una opción, además de más ecológica, más económica: compras justo lo que necesitas.
  • Si tienes espacio, habilita un lugar a modo de despensa o pequeño almacén. Te permitirá adquirir productos de consumo habitual cuando estén de oferta: aceite, café, pañales... Al ser productos de consumo cotidiano, un pequeño ahorro en muchas unidades, se nota.
  • Procura consumir el máximo posible de los productos que tienes en casa antes de plantearte hacer una nueva compra.
  • Ten en cuenta las marcas blancas. En los últimos años su calidad es absolutamente comparable a otras marcas y, en algunos casos, puede suponer un gran ahorro.

Además, puedes hacer uso de las distintas aplicaciones disponibles para comparar precios en distintos comercios. No consiste en volverte loco con las comparativas, pero sí te será útil para la compra de tus productos que repites todos los meses o semanas.

¿Y los pequeños? Ellos, también pueden ahorrar.

Y no solo pueden, sino que es una práctica que deberíamos incorporar en su aprendizaje como parte de su educación. Involúcrales, cuenta con ellos: ¡también son parte de la familia!

  • Conocerán el verdadero valor del dinero.
  • Descubrirán que las cosas no vienen solas.

Ahorra hoy para la tranquilidad de mañana

Antes o después, todos nos enfrentaremos al final de nuestra vida laboral. Pensar en el ahorro desde hoy, es también pensar en nuestro futuro.

Simulador de pensión pública

Introduciendo la edad, años trabajados y salario bruto podrás hacer un cálculo fiable de la pensión pública.
Saber más sobre simulador de pensión pública

Simulador de planes pensiones

Con unos pocos datos y unos cuantos minutos podrás planificar la jubilación.
Saber más sobre Simulador de planes pensiones

Simulador de rescate de planes de pensiones

Conoce con datos reales todas las posibilidades de rescate que ofrecen los planes de pensiones.
Saber más sobre Simulador de rescate de planes de pensiones

Preguntas frecuentes con respuestas claras

En nuestra sección de preguntas frecuentes encontrarás respuesta a todas esas cuestiones que te cuesta entender de los productos financieros: hipotecas, préstamos, tarjetas, fondos de inversión...

Ir a preguntas frecuentes

Otros productos, más ideas:

Ahorro para la jubilación

Además de productos específicos, encontrarás lo que no esperas: artículos, consejos, simuladores para calcular tu pensión pública, para hacer aportaciones...
Saber más sobre jubilación

Ahorro para tus hijos

Consejos, herramientas y soluciones para que tus hijos mayores interioricen el hábito del ahorro, para ayudarles, para ponérselo fácil.
Saber más sobre ahorro de tus hijos

Fondos perfilados

Una forma sencilla de invertir en fondos. Solo necesitas saber cómo eres, qué expectativas tienes y que riesgo quieres asumir. Nosotros te ofrecemos una selección según seas.
Saber más sobre fondos perfilados

Bankinter responde

Podremos ayudarte con tus dudas, consultas operativas, ayuda técnica, etc.

Más información
91 657 88 00
Cajeros y oficinas