Saltar a zona de contenidos
Preguntas frecuentes cuentas

¿Qué tipo de cuentas bancarias existen?

En primer lugar, comencemos por describir qué es una cuenta bancaria. Pues simplemente se trata de un producto bancario para administrar nuestro dinero. En vez de tenerlo guardado en nuestra casa, la cuenta nos aportará otras ventajas, como realizar ciertas operaciones cotidianas con sencillez y comodidad: pagar recibos, domiciliar nóminas, retirar dinero en efectivo en los cajeros automáticos… Por este motivo, se considera un producto básico, pues genera otros productos derivados algo más complejos, como tarjetas bancarias o préstamos.

En general, las cuentas bancarias suelen contar con las siguientes características: tienen unos gastos asociados o comisiones en concepto de mantenimiento y administración; incorporan diversos medios de pago asociados, como cheques o tarjetas; ofrecen liquidez inmediata vía transferencia, cheque, cajero automático o ventanilla; y se identifican por medio de códigos bancarios.

Hoy día existe una gran demanda de cuentas, adaptadas a cada tipo de cliente y necesidad. Las más habituales son las cuentas corrientes, las cuentas nómina, las remuneradas y las de ahorro, y cada una tiene sus propias características. Para escoger la que mejor se adapte a nuestras necesidades y elegir la correcta, precisamente tendremos que analizar dichas necesidades a corto y largo plazo; ver el uso que le vayamos a dar; y contemplar otros aspectos que se adecuen a nuestra situación financiera. Y por supuesto, analizar las condiciones que nos exijan y no dejarnos llevar por las ofertas.

Veamos los principales tipos de cuentas:

Cuenta nómina

Es bastante conveniente si disponemos de unos ingresos regulares y queremos ingresarlos directamente. Además, nos ofrece múltiples ventajas a cambio: devolución de recibos, descuentos, exención de comisiones, tarjetas de crédito gratis asociadas, regalos (en caso de algunas cuentas…). Pero lo mejor es que nos exime de pagar algunos impuestos o comisiones, y puede proporcionarlos ofertas específicas.

Cuenta corriente

La principal característica es que no requiere ingresos, ni mantener un saldo, y además nos permite administrar nuestro dinero con facilidad; esto hace de ella una cuenta muy habitual. Por el contrario, la cuenta corriente no ofrece grandes beneficios por el hecho de tener el capital ingresado. Es un producto apropiado si no disponemos de muchos ingresos, o si los realizamos de forma irregular; también si buscamos una cuenta sin grandes requisitos, o como cuenta de refuerzo a la que recurrir en casos de urgencia, o en caso de que falle la principal.

Cuenta de ahorro

Es una opción óptima si queremos ver aumentar nuestro capital, ahorrar a largo plazo y además percibir intereses. La cuenta de ahorro tiene una operativa algo más limitada; de hecho, no permite domiciliaciones, ni nos ofrece tarjetas. Pero si queremos ahorrar sin riesgo y a nuestro ritmo, esta es la nuestra.

Cuenta remunerada

Por último, la cuenta remunerada, que nos permitirá ahorrar, ya que nos rentará solo por el hecho de tener una cantidad en la cuenta. Además, nos dará liquidez en todo momento y sin penalizarnos por disponer de nuestros fondos antes de que venza el plazo estipulado. La cuenta remunerada combina las funcionalidades de una cuenta de ahorro y una cuenta corriente. Es parecida a la primera, aunque difiere en su operativa: frente a la cuenta de ahorro, la remunerada nos aportará un interés superior a una cuenta corriente, aunque inferior a un depósito a plazo fijo. Además, nos permitirá domiciliar nuestros pagos, utilizar el cajero automático y disponer de tarjetas asociadas, pero por el contrario nos repercutirá algunos gastos y comisiones.

Otros tipos de cuentas bancarias son las cuentas infantiles, las cuentas jóvenes o las cuentas en divisas; productos muy específicos que satisfacen demandas muy concretas.

Además

Cuenta nómina

Mejora tu nómina con mejores ventajas, sin comisiones y sin gastos de mantenimiento.
Saber más sobre cuenta nómina

Cuentas

Descubre nuestra gama de cuentas corrientes y sin comisiones Bankinter para particulares.
Saber más sobre cuentas