Saltar a zona de contenidos
Preguntas frecuentes cuentas

¿Cuánto tarda una transferencia en ser efectiva?

Como sabemos, una transferencia bancaria es la operación de traspaso de dinero entre dos cuentas bancarias. Así, el ordenante del ingreso dará orden a su banco para que envíe una cantidad determinada de dinero a la cuenta de un beneficiario, bien en esa misma entidad (en cuyo caso recibe el nombre de traspaso), o bien en otro banco.

El tiempo que tardará este traspaso en ser efectivo dependerá en primer lugar del tipo de movimiento que realicemos, por eso vamos a ver qué tipología existe.

En primer lugar, atendiendo al área donde se ejecuten, podremos hablar de transferencias nacionales, si se realizan en España; SEPA, si se producen dentro de la Zona Única de Pagos en Euros; e internacionales, si se realizan entre países no pertenecientes a la zona SEPA.

Atendiendo a esta clasificación, los giros podrán realizarse en un día hábil, pero tendremos que tener en cuenta que cada banco establece una hora, pasada la cual realizará los movimientos que reciba en el siguiente día hábil. Es decir, si enviamos el dinero después de ese límite, este tardará dos días hábiles en llegar a su destinatario. Además, los movimientos realizados entre dos cuentas de una misma entidad (recordemos: los traspasos) se recibirán ese mismo día. En cualquier caso, el plazo nunca podrá ser mayor de cuatro días hábiles a partir de que el banco reciba la orden.

En segundo lugar, según la periodicidad en la que se realicen, tendremos transferencias puntuales, si se ejecutan cuando se ordenan; o periódicas o automáticas, si se programan para realizarse de manera regular (semanal, mensual, trimestral, etc.).

Y por último, atendiendo al plazo de ejecución, serán ordinarias, cuyo plazo es un día hábil (tanto para las nacionales, como para las SEPA); urgentes (también llamadas Órdenes de movimiento de fondos, OMF), que se realizan a través del Banco de España y permiten el traspaso en tan solo unas horas; e inmediatas (solo disponibles en algunos bancos y con una ejecución de apenas unos segundos).

¿Qué comisiones tendremos que abonar?

Una vez más, las comisiones que el banco nos cobre dependerán de las condiciones que cada entidad establezca a la hora de enviar o recibir estos movimientos; también del tipo de cliente y de las condiciones particulares que haya pactado; y por supuesto, del tipo de transferencia.

A grosso modo podemos afirmar que, en general, las realizadas online no suelen tener comisiones ni gastos asociados. Por otro lado, lógicamente las opciones que se salgan del estándar (sobre todo en cuestión de plazos) tendrán un coste mayor. Sea como sea, las comisiones establecidas por cada banco quedarán reflejadas en sus Tarifas de Comisiones y Gastos.

De todas formas, hoy día es bastante normal que las entidades financieras nos ofrezcan cuentas sin ningún tipo de vinculación o condicionante (lo que incluiría las comisiones de transferencias), sobre todo si se trata de cuentas online como ya hemos dicho; o de cuentas en las que tengamos domiciliados nuestros ingresos.

En caso de existir comisiones, la más habitual será la comisión por transferencias, aunque luego puedan añadir otras, como la comisión por falta de información (cuando no aportamos toda la información necesaria, o incluso si aportamos datos incorrectos); la comisión por cancelación de transferencia, o la comisión por cambio de divisa, en caso de que el traspaso se realice entre países con diferente moneda.

Además

Cuenta nómina

Mejora tu nómina con mejores ventajas, sin comisiones y sin gastos de mantenimiento.
Saber más sobre cuenta nómina

Cuentas

Descubre nuestra gama de cuentas corrientes y sin comisiones Bankinter para particulares.
Saber más sobre cuentas