Saltar a zona de contenidos

Diccionario económico - Reunificación de deudas

Reunificación de deudas

A veces el hecho de haber contraído deudas con varios acreedores puede generarnos cierta inquietud. Por eso existe la posibilidad de reunificarlas, o agrupar todos nuestros préstamos en uno solo, afrontando así un único pago mensual y de menor tamaño que la suma total de las cuotas de los diferentes préstamos por separado. Esto es posible porque aumenta el plazo de amortización (es decir, el coste final total), debido a que genera más intereses.

Esta agrupación de la deuda suele llevarla a cabo una agencia especializada o mediadora, aunque también se puede hacer con la entidad bancaria con la que hayamos contraído la mayoría de la deuda.

¿Cuales son los requisitios para solicitar la reunificación de deuda?

A la suma de los requisitos habituales que el banco nos pide a la hora de contratar una hipoteca (ingresos mensuales, no figurar en listas de morosos, contar con un avalista…) deberemos cumplir estas condiciones adicionales para solicitar la reunificación de las deudas: unificar el total de los préstamos (no vale hacerlo solo con algunos) y no superar el 80% del valor del bien hipotecado.

¿Cómo es el proceso?

Aunque no es complicado, para agrupar gastos en primer lugar habrá que realizar un estudio de nuestro caso concreto, consistente en analizar nuestras deudas, intereses y plazos de amortización para después pasar a cancelar esos préstamos de manera anticipada y renegociar unas nuevas condiciones de pago con los diferentes deudores.

Una vez que se inicia el proceso, todos nuestros préstamos quedan unificados en un solo préstamos y con unas nuevas condiciones: una única mensualidad, más reducida; un único tipo de interés y un solo plazo de amortización (esta vez más largo).

¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes?

Como siempre, la conveniencia de la reunificación de deudas dependerá de cada caso, ya que tiene pros y contras.

Obviamente, la mayor ventaja es la comodidad de unificar todos los pagos en una cuota más pequeña, y hacerlo de forma cómoda y sin papeleo.

Pero hemos de valorar bien esta opción, ya que a la larga nos saldrá más costosa. En primer lugar, al reunificar deberemos pagar la tarifa de la mediadora y, si bien no tendremos que abonarla al momento, nos esperará al final. Además tendremos que sumar los gastos que se generarán con la cancelación anticipada de los créditos que ya hayamos contraído, y otros posibles gastos generados al contraer una nueva deuda: comisiones de apertura, etc. Por último, si la reunificación incluye una hipoteca (suele ser el caso), seguramente implicará formalizar otra nueva que también acarreará sus gastos; tasación, notario, IAJD, etc.

En resumen, antes de dar el paso, conviene realizar un exhaustivo análisis de gastos.

Además

Simulador de gastos hipotecarios

Sal de dudas y calcula todos los gastos de tu hipoteca: impuestos, gestoría, registro, notaría...
Saber más sobre simular gastos de hipoteca

Simulador de hipoteca

Con nuestro simulador podrás calcular tanto las cuotas como los gastos asociados a tu hipoteca.
Saber más sobre simulador de hipotecas
This Content Component encountered an error