Saltar a zona de contenidos

Diccionario económico - Recibo bancario

Recibo bancario

Un recibo bancario es el documento que una empresa (también conocido como ordenante, beneficiario o emisor) emite cuando un pagador (también designado receptor o deudor) realiza un cobro a su favor. Cuando esta transacción se realiza a través del banco, el recibo es emitido por la propia entidad, que abona el importe en la cuenta y después se lo carga al pagador.

El recibo es un medio de pago muy utilizado hoy día, y se usa para hacer pagos de manera periódica o puntual, sobre todo entre empresas, o para abonar grandes sumas.

Ventajas de los recibos

En primer lugar, permiten planificar el flujo de caja, ya que nos muestran el día en que se realizará el pago. Además, posibilitan el cobrar sin contratiempos: no caducan, ni están sujetos a ninguna incidencia. Es un medio de pago seguro, tanto para el emisor, como para le receptor. Y es universal, admitido por la totalidad de los clientes: el 45% de las operaciones de nuestro país se realizan a través de recibos.

Cómo emitir un recibo bancario

En primer lugar, tendremos que pedir al pagador que firme un mandato SEPA, que es una orden que regula las transferencias y los recibos, y que autoriza a la entidad bancaria a cargar los abonos en la cuenta del pagador. Este deberá contener los detalles bancarios del emisor y del receptor; la fecha, el tipo de pago y la referencia.

Este mandato será válido hasta que se revoque por alguna de las partes, o hasta que transcurran 36 meses sin que el cobrador presente el recibo. Por eso es importante conservar este documento para protegernos ante cualquier ampliación de plazo de devolución indeseada.

Domiciliación de recibos

A la hora de abonar gastos fijos (la luz, el teléfono, el agua), el recibo bancario es una solución muy cómoda, que nos simplificará muchas gestiones. En este caso, se realizará mediante domiciliación bancaria, de manera que el banco los abone automáticamente.

Para anular esta domiciliación tendremos que comunicárselo a nuestra entidad bancaria antes de que transcurra el último día hábil anterior al que se pasará le cargo. Además, hay que saber que tendremos el derecho a rechazar un recibo en cualquier momento, esté domiciliado o no, en 8 semanas o 13 meses.

Diferencia entre recibo y factura

Hay veces en que usamos ambos términos indistintamente, pero conviene establecer la diferencia. La factura es el documento que el cobrador obtiene con todos los datos de la transacción cuando esta se ha producido. Tiene valor legal y es obligatoria cuando se recibe el pago.

En cambio, el recibo es el documento que la entidad bancaria emite como prueba del pago. Para entendernos, en una venta cotidiana, sería el ticket de compra.

Además

Cuenta nómina

Mejora tu nómina con mejores ventajas, sin comisiones y sin gastos de mantenimiento.
Saber más sobre cuenta nómina

Cuentas

Descubre nuestra gama de cuentas corrientes y sin comisiones Bankinter para particulares.
Saber más sobre cuentas