Saltar a zona de contenidos

Diccionario económico - Depósito a la vista

Depósito a la vista

Un depósito a la vista, también conocido como cuenta corriente o cuenta bancaria, es un instrumento financiero que las entidades ofrecen a sus clientes, permitiéndoles ingresar sus depósitos, guardando y administrando así su dinero: operar, retirar, transferir parte de este en cualquier momento sin tener que avisar al banco, etc.

Las cuentas bancarias son depósitos de dinero que son utilizados como recurso operativo para poder llevar a cabo varios tipos de operaciones bancarias, como son el ingreso de la nómina, el abono de recibos, la realización de domiciliaciones de otras entidades, el pago de préstamos, o la asociación de hipotecas, créditos, planes de pensiones y contratos…, entre otra serie de servicios financieros. 

Por eso resultan una manera muy cómoda de afrontar los gastos del día a día, ya que el cliente puede retirar su dinero en cualquier momento. Además, las nuevas tecnologías han dado paso a la operativa online, que permite gestionar los depósitos desde el teléfono o el ordenador, en cualquier lugar y en todo momento.

Los depósitos a la vista son una de las principales fuentes de financiación para las entidades financieras, sobre todo si se trata de cuentas corrientes. El motivo es que son cuentas transaccionales (a diferencia de las cuentas de ahorro) cuyos movimientos se producen dentro y fuera de la entidad, de forma que las salidas de dinero que realiza un cliente se compensan con las entradas que realice otro, según van llegando a la entidad las transacciones de terceros bancos y clientes.

Características generales de las cuentas bancarias o depósitos

Estos productos se caracterizan por:

  • Poder contratarse de forma fácil y segura. 
  • Ser un importante recurso de ahorro a corto o largo plazo.
  • Permitir centralizar el pago de obligaciones financieras desde un solo lugar.
  • Disfrutar de beneficios extra o de liquidez, aunque siempre será en función de la entidad bancaria donde se tenga asociada dicha cuenta, así como de las características concretas del depósito.
  • Llevar asociadas tarjetas de crédito, de débito gratis o comisiones exclusivas y otros beneficios adicionales para el cliente.
  • Disfrutar de ventajas muy competitivas por el hecho de domiciliar la nómina. En este caso, el producto recibe el nombre de cuenta nómina. Es una opción muy cómoda en la que nuestro salario va directo a este depósito, y domiciliando todos nuestros gastos periódicos de forma automática (la luz, el agua, el teléfono), no tendremos la necesidad de acordarnos cada mes.
  • Poder tener uno o varios titulares, por lo que se convierte en una opción perfecta si se vive en pareja o si se comparte piso, ya que permite unificar en una misma cuenta los gastos comunes asociados al pago de la hipoteca y al día a día: los recibos de la luz, el agua, el gas, la comunidad, etc.

Además

Cuenta nómina

Mejora tu nómina con mejores ventajas, sin comisiones y sin gastos de mantenimiento.
Saber más sobre cuenta nómina

Depósitos

Descubre los depósitos bancarios de Bankinter y ahorra con seguridad.
Saber más sobre depósitos