Saltar a zona de contenidos

Diccionario económico - Cuenta infantil

Cuenta infantil

Una cuenta infantil es una cuenta bancaria para niños. Se trata de un producto cada día más habitual y es una de las apuestas de las entidades bancarias, pues siempre es interesante educar a los clientes en el ahorro, y cuanto antes mejor: con una cuenta infantil los niños podrán iniciarse en la educación financiera, aprender a administrar su dinero y a ahorrar, y verlo como un recurso limitado que conviene distribuir bien.

Es normal abrir una cuenta a un niño con motivo de su nacimiento, bautizo, comunión y en general en cualquier otro hito en su vida; lo cierto es que cualquier momento es bueno: si lo hacemos desde su nacimiento estaremos contribuyendo a invertir en su futuro desde el primer momento, y a ir haciendo una hucha para que pueda disponer de ella el día de mañana. Y si la abrimos cuando sea algo mayor, podremos mostrarle la importancia del ahorro y fomentar ese hábito.

Al ser un producto tan específico, tiene unas características específicas:

Cuentan con un límite de edad; normalmente hasta los 17 años.

Ofrecen una operativa limitada y siempre controlada por un adulto.

No tienen comisiones asociadas (de administración, de mantenimiento, ni por realizar traspasos desde la cuenta de los responsables legales del menor).

Incluso las hay que ofrecen cierta remuneración, al generar un interés TIN por el hecho de tener un dinero depositado en la cuenta.

Ofrecen regalos atractivos para los niños, que a su vez suponen un incentivo para el ahorro.

Requisitos para abrir una cuenta infantil

Si el titular es menor de edad, deberá contar con un representante legal o tutor; normalmente su padre o su madre. Tendremos que acreditarlo con el libro de familia, y si es otra persona quien ostente la tutela legal del menor, tendrá que presentar el documento que lo acredite. Además, el menor deberá aportar su DNI y, en caso de no tenerlo, un NIF provisional que deberá proporcionar la Agencia Tributaria.

Pasos para abrir un cuenta infantil

En primer lugar, será interesante analizar y comparar todas las opciones antes de decidirnos. Habrá que estudiar la opción más conveniente en función de la edad del niño, uso y posible interés de rentabilidad en el futuro.

En segundo lugar, contemplar si asociaremos una tarjeta de débito, en función de la edad y el nivel de autonomía del menor; en cualquier caso habrá que hacerlo en el momento adecuado, cuando este haya adquirido las capacidades necesarias. Por último, como en cualquier producto, tendremos que informarnos bien sobre las condiciones y cláusulas para no llevarnos sustos.

Cómo gestionar una cuenta infantil

Gestionar este tipo de cuentas es sencillo, pero tendremos que tener en cuenta tres aspectos: En primer lugar, si somos los representantes legales, no deberemos utilizar la cuenta para nuestros asuntos. Además, no debemos dejar de único titular al menor, independientemente de quiénes sean sus representantes legales. Ni tampoco ser nosotros los únicos titulares, ya que esto podrá conllevar malentendidos fiscales y hereditarios.

Por último, en caso de asociar una tarjeta a la cuenta, como representantes legales deberemos autorizar y confirmar cada operación para que pueda ser aceptada.

Además

Cuenta nómina

Mejora tu nómina con mejores ventajas, sin comisiones y sin gastos de mantenimiento.
Saber más sobre cuenta nómina

Cuentas

Descubre nuestra gama de cuentas corrientes y sin comisiones Bankinter para particulares.
Saber más sobre cuentas