Saltar a zona de contenidos
Preguntas frecuentes inversión

¿Qué es un plan de pensiones?

Un plan de pensiones es un producto de inversión diseñado para asegurar unos ingresos de cara al futuro, que sirvan para complementar la pensión pública que nos corresponda. Por tanto, su principal finalidad es generar una inversión a largo plazo para la jubilación.

Se trata de un producto sencillo cuyas características veremos a continuación.

  • Un plan de pensiones es: un instrumento para sacar rentabilidad al dinero que se ahorra durante un largo plazo de tiempo.
  • Una manera de habituarse a invertir, de cara a mejorar financieramente cuando lleguemos a la jubilación.
  • Un producto con el que podemos ahorrar fiscalmente en nuestra declaración de la renta.
  • Un producto capaz de adaptarse a todos los tipos de inversores, desde los más conservadores a los más arriesgados.
  • Un plan de pensiones no es: No debemos pensar que un plan de pensiones es una hucha de ahorros para utilizarla en caso de gastos imprevistos, ya que no resulta tan sencillo recuperar el dinero en cualquier momento.
  • Debemos ser conscientes de que el dinero que se destina a un plan de pensiones esta pensando para ser recuperado en el momento de la jubilación.
  • No es un instrumento pensado para el corto plazo. Aunque existen circunstancias que permiten rescatar un plan de pensiones antes de los 10 años, es a partir de ese plazo cuando se obtienen los mejores resultados de rentabilidad.

Cómo funcionan los planes de pensiones:

Cuando contratamos un plan de pensiones nos comprometemos a realizar aportaciones bien periódicas o puntuales a dicho plan, sabiendo que serán invertidas en un fondo de pensiones en base a unos criterios pre-establecidos de riesgo, perfil del inversor y política del plan.

Este fondo es el que se encarga de mover el dinero y gestionar el capital, comprando y vendiendo activos para obtener la mayor rentabilidad. De este modo, cuando finalice el periodo de vigencia del plan de pensiones contratado, el titular obtiene tanto el dinero aportado a lo largo del tiempo como la rentabilidad que el plan haya generado.

A largo plazo, un plan de pensiones nos permite generar un hábito de ahorro pensando en el futuro y garantizar una mejora financiera al llegar a la jubilación.

A corto plazo, aunque no podamos disponer del dinero invertido, genera beneficios inmediatos, porque permite deducir las cantidades aportadas al plan en nuestra declaración de la renta.

Otros productos de inversión a largo plazo que no son planes de pensiones: Aunque los planes de pensiones permiten pagar menos impuestos en la declaración de la renta, su desventaja es la falta de liquidez en el corto plazo.

Habitualmente, no se puede recuperar el dinero invertido hasta que pasen al menos 10 años, te jubiles o se dé una situación especial.

Pero hay otras opciones para aquellos que quieren hacer crecer su dinero y piensen que un plan de pensiones no se adapta a sus necesidades:

Fondos de inversión: su funcionamiento es similar al de los planes de pensiones. En base a unas pautas pre-fijadas se invierte tu capital de cara a obtener la máxima rentabilidad. Esas pautas definen cómo se va a invertir, qué activos comprar o vender… La principal desventaja frente a los planes de pensiones es que los fondos de inversión no son productos desgravables en la declaración de la renta, es decir, no tienen ahorro fiscal.

Bróker: para aquellos inversores con conocimientos más avanzados del funcionamiento de los mercados de renta variable, se pueden encontrar carteras de inversión muy interesantes. En este caso, el inversor decide cómo mover su dinero comprando y vendiendo acciones. A diferencia de los planes de pensiones, la liquidez es total. El riesgo es más elevado por lo que este tipo de inversión solo es recomendable cuando tenemos ciertos conocimientos del mercado.

Al igual que los fondos, las inversiones en mercados de renta variable no suponen ningún ahorro fiscal.

Bienes inmuebles: destinar los ahorros a la adquisición de una segunda vivienda es una solución clásica. Sin embargo, el desembolso es muy elevado y no se garantiza que las rentas obtenidas (en este caso, las derivadas del alquiler de la vivienda o de una reventa de la misma) compensen la inversión realizada. Hay que tener en cuenta que, al adquirir un bien inmueble, hay ciertos gastos e impuestos que tendremos que sumar a esa inversión y que deberemos restar de los beneficios en el caso de una reventa. Otra desventaja es que, en caso de necesitar liquidez a corto plazo, no es un producto del que la puedas obtener inmediatamente.

Tanto si tienes claro que necesitas un plan de pensiones, como si para ti es más importante la liquidez inmediata que la inversión a largo plazo, en Bankinter encontrarás productos adaptados a todas las necesidades y perfiles de riesgo. Descubre nuestra oferta de planes de pensiones y fondos de inversión y consúltanos tus necesidades concretas.

Además

Plan retorno

Premiamos tu fidelidad con una bonificación anual bruta de un 0,25%.

Carteras modelo

Consulta todos los informes de Carteras Modelo de Planes de Pensiones.
Saber más sobre carteras modelo