aportar_plan_pensiones_970x586.jpg

Aportar al plan de pensiones antes de que acabe el año: invertir en la jubilación y reducir impuestos


18.09.2017

Escrito por: Redacción


Uno de los debates más importantes de la actualidad es el futuro de las pensiones. La cuestión es de tal envergadura que es muy difícil afrontarlo claramente y con seriedad.

En junio de este año el número de pensionistas alcanzó un nuevo máximo histórico, 9.505.965 de personas. Algo más de la mitad, 5.815.073 son jubilados, 2.360.021 cobran una pensión de viudedad, 947.616 de incapacidad permanente, 341.648 de orfandad y 40.707 a favor de familiares.

En junio la pensión media de jubilación fue de 1.063,14 euros mensuales y la pensión media del sistema, teniendo en cuenta los diferentes tipos de pensiones, fue de 920,22 euros mensuales.

Estas cifras no dejan de crecer porque las nuevas jubilaciones son más altas que las anteriores debido a que las cotizaciones han sido más elevadas.

¿Por qué se recurre a la "hucha de las pensiones"?

En los últimos años el Gobierno ha dispuesto del Fondo de Reserva de la Seguridad Social, "hucha de las pensiones", para poder afrontar el pago de las mismas que asciende a más de 8.747,5 millones de euros mensuales.

La "hucha de las pensiones", que actualmente cuenta con 11.602 millones de euros, ya se habría agotado o estaría a punto de agotarse si Hacienda no transfiriese fondos a la Seguridad Social para cubrir los 20.000 millones de déficit que anualmente tiene para pagar las pensiones. Para hacer esas transferencias el Gobierno ha emitido deuda pública, que por otro lado, no para de crecer.

Este déficit entre lo que la Seguridad Social ingresa por cuotas y lo que gasta en pensiones es probable que pueda disminuir a largo plazo debido a las medidas que se han tomado en los últimos años: retraso de la edad de jubilación, no vincular la actualización de las pensiones a la evolución del IPC y la introducción a partir de 2019 del "factor de sostenibilidad", que no es otra cosa que adaptar las pensiones a la esperanza de vida, como esta es mayor cada año se cobrará menos pensión.

Pero, a pesar de estas medidas, hay consenso en que el déficit seguirá existiendo y entre los políticos se barajan dos opciones para equilibrarlo, el aumento del empleo (más cotizaciones) o la aportación desde impuestos o deuda pública.

Hay una tercera opción que nadie se atreve a mencionar, que haya una nueva reforma del sistema que provoque una nueva reducción de las futuras pensiones y que sirva para apuntalar las reformas ya en vigor.

Ante esta incertidumbre lo aconsejable es estar prevenido. Para ello lo mejor es ahorrar y una forma de hacerlo es suscribir un plan de pensiones. Ya son más de 8 millones de españoles los que lo hacen.

Antes de que finalice el año, "invertir en la pensión"

Lo más indicado para constituir un buen plan de pensiones es empezar a hacerlo cuanto antes y de forma sistemática, destinando un porcentaje de nuestros ingresos o una cantidad determinada al mes, se trata de una "carrera de fondo" en la que conviene dosificar el esfuerzo y ser constantes.

Pero como a veces no somos tan ordenados como quisiéramos, los meses finales del año son un buen momento para pensar en "invertir en la pensión"  si no lo hemos hecho ya. Motivos, empezar a ahorrar y aprovechar las ventajas fiscales que nos ofrecen estos productos. Las aportaciones a planes de pensiones reducen la base imponible del IRPF.

Esquema de aportaciones a los planes de pensiones

El esquema de aportaciones a planes de pensiones es el siguiente:

  • Existe un límite de aportación de 8.000 euros anuales para  el conjunto de planes de pensiones de cada ahorrador, sumando tanto aportaciones empresariales como individuales (País Vasco y Navarra disponen de límites diferentes).
  • Y existe un límite fiscal por el que éste no puede ser mayor al 30% del rendimiento neto del trabajo.
  • Si los aportantes son personas con discapacidad se pueden deducir hasta 24.250 euros. De igual forma se pueden hacer aportaciones a favor de personas con discapacidad hasta 8.000 euros anuales.
  • Si se aporta a favor de un cónyuge la deducción puede ser de hasta 2.500 euros (adicionales a los 8.000 euros) siempre que los ingresos del cónyuge no superen los 8.000 euros anuales.

Una ventaja fiscal adicional, que puede producirse en determinados casos, es que al aplicarse la reducción sobre la base imponible del IRPF, puede bajar la escala del impuesto y tributar por el conjunto de nuestras rentas del trabajo a un tipo menor.

No obstante, en la fiscalidad hay que tener en cuenta la forma en la que realicemos el rescate del plan, ya que ésta determinará la tributación final del producto.

 

Artículos relacionados

¿Qué son los planes de pensiones y qué tipos existen?

Los españoles, los europeos peor preparados para la jubilación

10 cosas que debes saber cuando se acerca la jubilación

Planes de pensiones Bankinter

7 pasos para mejorar tu jubilación

¿Quieres saber cuál es el mejor plan de pensiones? Con este comparador podrás

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Descubre las cuentas más rentables para gente con nómina, sin nómina, autónomos y pensionistas

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos