La inflación en Europa y España


29.08.2014

Escrito por:


El último informe mensual del BCE ha recortado su pronóstico de inflación en la zona euro para este año situándolo en el 0,7% frente al pronostico anterior que era del 0,9%. Asimismo ha modificando el pronóstico para 2015 que ha pasado del 1,3% al 1,2%. Otros analistas, como los del Deutsche Bank, son más pesimistas que el BCE y han rebajado su previsión anual de inflación para el año 2015 en el 1,1%.

Actualmente la tasa de inflación en la zona euro está en el 0,4%.

Este pronóstico del BCE que anuncia una inflación baja en toda la zona se confirma para el caso de España en la que, según el dato adelantado por el Instituto Nacional de Estadística para el mes de agosto, la inflación anual se sitúa en el -0,5 %.

Como se puede comprobar en el gráfico publicado por el INE, España no supera el 1% de inflación desde agosto del año pasado y en cuatro meses de los últimos doce la inflación ha estado por debajo del 0%, y se ha acelerado la tendencia a la baja en los dos últimos meses.

La bajada de la inflación en agosto la explica el INE por "la bajada de los precios de los carburantes y lubricantes, frente a la subida registrada en 2013".

Los datos anteriores justifican la preocupación del BCE que tiene como objetivo que la inflación se mantenga en el entorno del 2%.

De los efectos de la baja inflación, o posible deflación, ya hablamos en un post anterior. Si la baja inflación se diera solamente en nuestro país podría ser beneficiosa para nuestras exportaciones, pero como el fenómeno de la baja inflación se está dando de forma general en toda la eurozona, principal destino de nuestras exportaciones, cabe cuestionarse ese efecto benéfico ya que parece que todos los países que la componen están apostado por la reducción de sus costes con la intención de mejorar sus exportaciones y es sabido que cuando se aplican este tipo de políticas simultáneamente ningún país sale ganador.

Descartado, o al menos cuestionado, el efecto benéfico sobre las exportaciones cabe preguntarse sobre su efecto en el consumo interno. Una baja inflación puede ser la consecuencia de una baja demanda, los empresarios bajarían el precio de sus productos para poder venderlos mejor, y, a partir de aquí, se puede llegar a instalar un círculo vicioso en el que los consumidores atrasen sus decisiones de compra a la espera de de que bajen aún más los precios.

Este fenómeno no parece que se esté produciendo en España donde precisamente el consumo es el que ha tirado de la economía y ha permitido su crecimiento un 0,6% en el último trimestre lo que nos viene a indicar que, por ahora, la baja inflación no afecta negativamente al consumo interno ni este, a su vez, esté condicionando la baja inflación.

Esta contradicción aparente entre el comportamiento de la inflación y del consumo puede tener la explicación en que lo que ha condicionado la bajada de los precios en agosto son precisamente productos importados, como los carburantes, lo que nos indicaría que la bajada de los precios no se ha debido tanto a la llamada "devaluación interna" como a la bajada de los precios de la energía y a la relativa fortaleza del euro que permite que las importaciones de energéticas sean más baratas en términos relativos. Pero esto es solamente una hipótesis.

Lo que no cabe duda es que la baja inflación preocupa en estos momentos al BCE que espera que la medidas que tomó en junio y que terminarán de implementarse en septiembre (bajada de los tipos al 0,15%, tasa negativa para los depósitos y barra libre de liquidez por un importe de 400.000 millones condicionada a que los créditos leguen a la economía real) impulsen la economía europea y, también, la inflación. En caso de que ello no fuese suficiente, Draghi se ha mostrado dispuesto a tomar otras medidas excepcionales. Cada vez tiene menos opciones para no hacerlo.

 

Artículo relacionado:

La deflación


¡Síguenos en Redes Sociales!

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Si algo es importante para ti, también debería serlo para tu banco. Descubre las Cuentas Bankinter.

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos