La evolución de la población española, un serio problema


03.07.2015

Escrito por:


Los ciudadanos comunes no sabemos y nos interesa poco la demografía, sin embargo los especialistas no dejan de advertirnos que es una cuestión clave en los países desarrollados donde las poblaciones son cada vez más longevas. La explicación de esta brecha es que el problema demográfico en estos países ha sido hasta ahora un problema "del futuro" y, mientras este problema no ha estado "aquí" ¿para qué preocuparnos de él?

Sin embargo, como dice María del Carmen Gallastegui, la demografía es fundamental para entender y prever fenómenos que tienen relación con la economía, la política, la sociedad, la cultura y el bienestar de un país. "No es lo mismo tener una población joven que una madura o envejecida, tener un equilibrio de género que no tenerlo, y no es lo mismo que el número de defunciones sea superior al de nacimientos o viceversa. De ahí que las estadísticas de población y el análisis demográfico sean cruciales a la hora de tomar muchas decisiones".

 Estas decisiones tienen que ver con temas tan importantes como:

:: Las pensiones. Actualmente se está jubilando la generación del baby boom lo que hace que las personas activas laboralmente sean cada vez menos numerosas respecto a la población jubilada. Aunque es cierto que la emigración hacia los países avanzados compensa en parte este desequilibrio es necesario hacer cálculo preciso de la evolución de la población para poder determinar qué condiciones son necesarias para que el sistema sea sostenible en el futuro.

:: Las necesidades de la población son diferentes según su composición por edad, lo que repercute necesariamente sobre los productos y servicios que se necesitan.

:: La propensión al ahorro de las personas mayores es superior que la de los jóvenes y esto condiciona a la baja el consumo, que es determinante para el crecimiento de la economía.

 En 2013 el Instituto Nacional de Estadística pronosticó que en nuestro país las defunciones superarán a los nacimientos en 2018 y, por tanto, nuestro país perderá población, 2,6 millones en diez años según las proyecciones del INE. Estas proyecciones no tienen porqué cumplirse y dependerán mucho de la evolución de la economía de nuestro país. Si esta evolución es positiva lo probable es que llegue más población emigrante y se incremente la tasa de nacimientos.

De esto último podría ser una prueba (débil) los últimos datos publicados por el INE. En 2014 nacieron en España 426.303 niños, 588 más que el año anterior. No es que esta cifra sea "para tirar cohetes", pero sí es importante porque rompe una tendencia de cinco años en los que no dejó de bajar el número de nacimientos, que desde 2008 se han reducido en nada menos que un 18%.

 A pesar de este aumento de nacimientos, el número de mujeres en edad fértil no ha dejado de bajar desde 2009 debido a que:

:: muchas de las mujeres en edad fértil nacieron en las décadas de los 80 y 90 en las que la tasa de natalidad fue muy baja,

:: hay menos emigrantes. De los 426.303 nacimientos de 2014, 75.748 fueron de madre extranjera, lo que supuso el 17,8% del total, frente al 18,6% del año anterior, y

:: muchos jóvenes españoles han tenido que irse fuera del país para encontrar trabajo.

Además, y para agravar el problema, la edad media de la maternidad no ha dejado de crecer en los últimos años.

Si el número de nacimientos fue de 426.303, el de defunciones no estuvo muy lejos, 395.045, un 1,2% más que el año anterior, lo que indica que la población es más anciana ya que la esperanza de vida aumentó en 0,2 años en 2014.

Si se observa el crecimiento vegetativo de la población, nacimientos menos defunciones, se advierte su caída vertiginosa en los últimos años.


 El conjunto los datos del INE levan a una conclusión clara, España tiene un serio problema demográfico y si bien es cierto que la evolución de la situación económica es clave para revertir el problema también lo es que se deberían tomar medidas para que esa reversión se produzca cuanto antes. Una de esas medidas puede ser la de la última reforma fiscal en la que se ha favorecido a las familias con hijos, pero es claramente insuficiente. Mientras la población y los gobernantes sigan sumidos en los problemas inmediatos será muy difícil afrontar los del futuro aunque, como el de la demografía, sean de la máxima importancia.

Fuente de los gráficos: Instituto Nacional de Estadística (INE)

 

 

Ir a la portada del Blog para descubrir más artículos de interés

 




Top reseñas para entender la economía

Top 50 de empresas con mejor reputación

Gay de Liébana vs Bernaldo de Quirós Bankinter cumple 50 años pensando diferente

 

¡Síguenos en Redes Sociales!

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Descubre las cuentas más rentables para gente con nómina, sin nómina, autónomos y pensionistas

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos