¿Quién es Manuel Pimentel?


20.05.2015

Escrito por:


Manuel Pimentel es Empresario, escritor y ex político español. Ex ministro de Trabajo y Asuntos Sociales con el Partido Popular (PP). Ha destacado no sólo en su faceta como político, sino como autor de diversas obras de ensayo y literatura. Goza de especial reconocimiento en el mundo empresarial, al enfocar sus políticas de empleo desde la perspectiva inusual del talento. Es ingeniero agrónomo, licenciado en Derecho y diplomado en Alta Dirección de Empresas.

Dada la extensión de la obra de este autor nos limitaremos a reseñar sus posiciones en temas de especial relevancia económica y social y algunas de sus intervenciones más importantes.

Demografía y pensiones

Ante un pasado informe del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el descenso de la población española, comenta: "su contenido es una auténtica bomba que ha pasado casi inadvertida y que vuelve a abrir las puertas a la posibilidad de pérdida de población de nuestro país. Y pérdida de población significa menos consumo y capacidad de producción con la consiguiente reducción de actividad, empleo y potencial de riqueza".

Pimentel advierte que la salida de emigrantes y de jóvenes españoles en los últimos años y la baja tasa de natalidad española conforman un panorama futuro muy preocupante. La pérdida neta de población puede tener un efecto demoledor sobre nuestra economía "tanto por el envejecimiento acelerado de la sociedad como por las dificultades añadidas para la recuperación económica. Perder población es sinónimo de empobrecimiento". 

Pero no basta con señalar el problema, hay que aportar soluciones. Para él, además de volver a la senda del crecimiento, hacen falta políticas de conciliación de vida familiar y laboral y de apoyo a guarderías, adecuar la normativa de inmigración, intentar retener el talento que quiere marcharse, y atraer a profesionales europeos para que fijen su segunda residencia en nuestro país, lo que supondría una activación de nuestro paupérrimo mercado inmobiliario.

Debemos hacer "todo menos resignarnos a perder población. De alguna forma, una nación que pierde población es una nación que agoniza". 

En un artículo escrito en 2003 Pimentel ya consideraba la demografía en relación con las pensiones y se pregunta ¿por qué ahora son insostenibles y hace unos años no? "Dos serían las respuestas que oiríamos. Una: debido al envejecimiento de la población se empeora la relación beneficiario/cotizante. Dos: la globalización nos exige disminuir los costes sociales que merman nuestra competitividad". 

Europa, como otras zonas del mundo, conoció un importante baby boom desde el inicio de los años 50 y tiene la necesidad de prever las dificultades que este acontecimiento creará en el futuro.

Obviamente los problemas derivados de este hecho se han exacerbado a la vista de las tendencias demográficas más recientes que no estaban presentes cuando el autor escribió el artículo citado. Desde entonces sus planteamientos se han hecho más urgentes.

Innovación y productividad

Pimentel contempla la situación económica española con una perspectiva global y a largo plazo. Sabe que el destino de nuestro país está inserto en una cadena de interdependencias en la que competimos con todos los países del mundo. Para él lo importante, lo que nos hará fuertes en una economía globalizada, es la innovación. "Llevamos varios años en los que la estrategia de supervivencia ha empujado a los gestores a priorizar las políticas de recorte y ahorro. La productividad necesaria se conseguía gastando menos en los factores de producción. Pero llegado a este momento, son muchas las voces que consideran que persistir en una estrategia única de recortes y ajustes puede suponer un gran error, ya la competencia está aumentando su competitividad en base a innovar. La innovación va a ser la clave de crecimiento en esta nueva etapa que se está iniciando".

La palabra innovación en boca de Pimentel no es un mantra que se repite de forma vacua, por el contrario tiene un contenido bien concreto. "Resulta imprescindible plantearse una verdadera transformación e innovación en aspectos tales como la introducción novedosas de productos y servicios al mercado; reorganización de las estructuras empresariales; cambios en los modelos de negocio; reingeniería de procesos; nuevos canales de venta; digitalización del negocio o internacionalización, entre otras". 

Deuda

La deuda, tanto pública como privada, es, junto con el paro, el problema más importante que ha atravesado, y atraviesa, la crisis en su versión española. Nuestro autor no es complaciente cuando aborda este tema.

"Los occidentales vivimos de lo que nos prestan. Las deudas públicas de los países occidentales, EEUU incluido, superan el 100% de su PIB y continúan creciendo año a año. Queremos resolver nuestros problemas de crecimiento y de deflación emitiendo aún más deuda. Nunca estuvimos tan endeudados y, a pesar de ello, seguimos pidiendo a gritos el alivio de más deuda para poder vivir y pagar la anterior. Nos encontramos en una espiral sin aparente salida, que nos preocupa y ocupa. Para unos, esta deuda viene motivada por un exceso de gasto público, para otros por una insuficiente recaudación fiscal. En todo caso, también guarda relación con la descomunal deuda privada de nuestras familias y empresas. Y parece que no sabemos – o no queremos – librarnos de ese dogal".

"Mientras están en la oposición, todos los partidos recriminan a los gobiernos sus políticas de austeridad. Pero, una vez que llegan al poder, comprenden que no les queda otra que contener gastos, lo que ya no es una opción, sino una simple constatación de la ley de la gravedad de las finanzas públicas: si vives de prestado, debes hacer lo que te piden los acreedores para que te sigan prestando el dinero que precisas para vivir".

Relaciones laborales

En esta cuestión crucial Pimentel se muestra muy crítico con la tradición de nuestro país.

"En España y en los países latinos en general, existían unas relaciones laborales basadas en la confrontación de las dos partes tradicionales, empresas y trabajadores, lo que generaba una fuerza bipolar en la que cada parte tiraba para sus intereses, pero que generaba dinámicas y tensiones que perjudicaban en muchas ocasiones la marcha de la empresa o incluso su viabilidad".

Defiende un sistema similar al de Suecia y Alemania en el que se tiene en cuenta el interés de la dirección, el de los trabajadores y el de la empresa. Entre la dirección y los trabajadores se establece una negociación competitiva pero el interés común por la empresa ofrece un escenario colaborador que estimula la innovación y la creatividad. Cualquier negociador profesional conoce la importancia de este espacio de intereses compartidos para lograr alcanzar inteligentes acuerdos generales. Es precisamente la creación esta atmósfera colaboradora una de las principales estrategias de las nuevas Relaciones Laborales.

Enlaces relacionados:

Ver debate cara a cara entre Manuel Pimentel y José Carlos Díez

Leer transcripción completa del debate

Ir a la portada del Blog para descubrir más artículos de interés

 




Top reseñas para entender la economía actual

¿Cuándo y cómo jubilarme anticipadamente?

5 grandes trampas que nos tiende el cerebro al invertir Declaración Renta 2014: borrador, cita, simuladores...

                              

¡Síguenos en Redes Sociales!


BK-167x150_cuentanomina.jpg

Descubre las cuentas más rentables para gente con nómina, sin nómina, autónomos y pensionistas

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos