¿Qué hacer con la hipoteca en caso de separación?


08.06.2020

Escrito por: Redacción


Un problema muy típico es qué hacer con la hipoteca en común en los casos de separación o divorcio de una pareja. Dado que los dos son copropietarios de la casa y cotitulares del préstamo hipotecario, vamos a ver cuáles son las opciones.

Hipoteca en caso de separación o divorcio

Cuando llega la separación o divorcio hay que tener en cuenta un principio general, independientemente de quien se quede con la casa: el pago de la hipoteca sigue siendo responsabilidad de los dos. El cambio en el vínculo de la pareja no cambia su situación frente a la hipoteca. 

En caso de divorcio podríamos encontrar dos situaciones: se venda la casa o se la quede una de las partes.

Hipoteca en caso de vender la casa

En caso de venderse la casa el tema de la hipoteca es tan sencillo como amortizar la hipoteca con el precio de venta. Otro tema es cómo se reparta el dinero de la venta en función de si se estuviera o no casado y, en caso de divorcio, si se tuviera separación de bienes o se estuviera casado en gananciales. Pero de cara a liquidar la hipoteca eso daría igual.

Hipoteca en caso de que una de las partes se quede con la vivienda

Aunque una de las partes se quede con la casa, la obligación contraída en la hipoteca sigue siendo responsabilidad de los dos.

Lo normal en estos casos es que la parte que siga en la vivienda se quede con la hipoteca, ya que la otra persona querrá desvincularse de seguir pagando por la vivienda. Para ello es necesario que los dos cónyuges vayan al banco para proponerle que la titularidad de la hipoteca pase a ser solo de uno de ellos. Este cambio en la condiciones de la hipoteca es sustancial por lo que se produce es una novación de la hipoteca.

Debemos tener en cuenta que la novación no es un proceso automático. La entidad otorgó la hipoteca teniendo en cuenta la capacidad de pago de los dos titulares. Si se retira uno de ellos la renta del que queda puede ser insuficiente para el pago de las cuotas mensuales y el banco puede negarse a realizar el cambio sin más. En este caso la persona tendría que buscar algún aval que sirva de garantía de pago.

También puede ocurrir que el nuevo titular de la hipoteca tenga rentas suficientes para hacer frente a los pagos y el banco acepte sin más el cambio, todo dependerá de las condiciones particulares de la persona y de la deuda pendiente.

En el caso de divorcio con hijos puede que ambas partes acuerden seguir pagando la hipoteca conjuntamente y que la persona que tenga la custodia se quede viviendo en la casa. En estos casos la propiedad de la casa suele seguir siendo conjunta y, a efectos de la hipoteca, no cambia nada de cara al banco.

 

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Si algo es importante para ti, también debería serlo para tu banco. Descubre las Cuentas Bankinter.

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos