Cancelación registral de la hipoteca


21.12.2013

Escrito por:


Es probable que hayas oído hablar de ella pero aún no sepas muy bien a qué se refiere el término. Nos referimos a la cancelación registral de la hipoteca y en este artículo te hablamos de ella en profundidad.

 

Una cancelación registral de la hipoteca implica dejar constancia en el Registro de la Propiedad que nuestra vivienda se ha quedado libre de cargas al acabar de liquidar el préstamo hipotecario que estaba vinculado a ella. Es decir, cuando terminamos de pagar nuestra vivienda es cuando realizamos este trámite, que por otro lado, no es obligatorio.

 

La cancelación registral de nuestra vivienda nos es útil si queremos venderla o incluso si deseamos pedir otro préstamo, pero es un trámite voluntario. De hecho, en caso de no realizar la cancelación registral de nuestra vivienda, lo que la ley contempla al respecto es que pasados 20 años desde el pago de la última cuota del préstamo hipotecario, la inscripción registral de la vivienda se puede cancelar por su caducidad.

 

Si deseamos realizar la gestión de la cancelación registral de nuestra vivienda podemos contar con la ayuda de los bancos o también de gestorías que son quienes generalmente suelen realizar este tipo de trámites aunque si lo prefieres también puedes hacerlo tú mismo. En este último caso debes seguir los siguientes pasos para poder realizar la cancelación registral de tu vivienda:

 

4375.botonazulEl primer paso es solicitar a la entidad financiera con la que tramitamos el préstamo hipotecario un certificado de saldo cero en el que se justifica que hemos terminado de pagar nuestra hipoteca. Este servicio es gratuito.

 

boton El siguiente paso es acudir a un notario con el certificado de liquidación y solicitar la firma de la escritura de cancelación que debe firmar también un representante de la entidad financiera con la que tratamos nuestro préstamo hipotecario.

 

boton  Llegados a este punto debemos acudir a Hacienda y solicitar la liquidación del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados. Para hacerlo necesitamos el documento de liquidación Modelo 600 que se puede descargar directamente desde el portal web de la Agencia Tributaria.

 

boton  Por último, debemos acudir al Registro de la Propiedad para inscribir la cancelación del Registro de la Propiedad y presentar los documentos recaudados hasta el momento.

 

Sin embargo, aunque la cancelación registral de la hipoteca resulta útil en los casos que señalábamos, si no hay una finalidad concreta, probablemente lo mejor sea acogerse a lo que la ley establece y esperar que el tiempo determine de forma oficial que nuestra vivienda queda libre de cargas, pues realizar este trámite conlleva unos gastos que, de no estar justificados por un objetivo, no merece la pena sufragar. Estos gastos incluyen  la comisión de cancelación que suele oscilar entre el 0.25% y el 0.50%; y los gastos de notario y registro.

 

Concluimos entonces que si bien realizar la cancelación registral de nuestra vivienda es un trámite que resulta interesante hacer en vistas a solicitar un nuevo préstamo o tal vez contemplar la posibilidad de vender nuestra vivienda, no es necesario hacerlo y ni siquiera recomendable si no perseguimos una finalidad en concreto como las propuestas como ejemplo.  

 

¿Ya has realizado la cancelación registral de tu vivienda? ¿Encontraste alguna dificultad al hacerlo?

 

 

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Si algo es importante para ti, también debería serlo para tu banco. Descubre las Cuentas Bankinter.

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos