Invertir en Renta Fija

Invertir en renta fija: ¿qué tengo que saber?


17.07.2020

Escrito por: Redes Sociales


Durante los últimos años, la inversión en renta fija ha ido perdiendo el interés. Cada vez es menos habitual oír hablar de letras, bonos, pagarés… ya sean del Tesoro, deuda gubernamental, o de empresas, deuda corporativa. Son muchos los factores que han influido en esta pérdida de interés, pero vamos a dar las claves para sacar el máximo partido a la renta fija.

¿Por qué ha perdido el interés la renta fija?

La bajada del interés en las emisiones de deudo, renta fija, ha ido creciendo en los últimos años. Este decrecimiento se debe a muchos factores, pero principalmente hay dos cuestiones claves:

1. El impago de algunas emisiones. Tras la crisis financiera de 2008, algunas emisiones de deuda, gubernamental o corporativa, ocasionaron problemas a los inversores. Por ejemplo, todo el mundo recuerda las quitas a la deuda griega o algunas compañías que quebraron y cuyos bonistas perdieron buena parte del dinero invertido.

2. Los tipos cero o negativos. Desde hace algunos años y tras la última crisis, los tipos de interés han estado próximos a cero o incluso en terreno negativo, lo que ha hecho que pierda atractivo la inversión en renta fija.

Estas dos variables, entre otras, han hecho que los inversores minoristas hayan ido perdiendo el interés en la renta fija. Frente a una rentabilidad del 5% que podía ofrecer la deuda hace 20 años, ahora hablamos de rentabilidades de un dígito o incluso de décimas. Además, ya se ha roto el tabú de que la renta fija está asegurado, porque los inversores han aprendido que no siempre es así. 

Objetivo batir a la inflación

Al final los inversores solo tienen en mente la rentabilidad. Ellos ven que un bono español a 10 años ha pasado de pagar un 6% a un 0,50%. El inversor solo pone el foco en la bajada en la tasa interna de rentabilidad (TIR), un enfoque que actúa como freno a la inversión.

Todo ello en un contexto en el que una compañía del Ibex tienes una rentabilidad media por dividendo del 3,5%. Una cifra que, a simple vista, hace que parezca mucho más atractiva la renta variable frente a la renta fija.

Lo importante es recordar que el objetivo de todo inversor, o uno de los fundamentales, debe ser batir la inflación. Por ello, en un entorno de tipos reducidos a medio plazo y unas perspectivas de inflación contenida, la renta fija tiene sentido como una parte muy importante de una cartera de inversión.

Mantener la renta fija a vencimiento o hacer una gestión activa

Los inversores que finalmente opten por incorporar la renta fija a sus carteras deben tener en cuenta que existen dos escenarios:

  • Comprar la renta fija y mantenerla a vencimiento: cobrando los cupones y recuperando el principal al final del plazo estipulado.
  • Comprar la renta fija y venderla antes de vencimiento: hacer una gestión activa de esa deuda.

En el primer supuesto, comprar a vencimiento, hay que tener en cuenta que la deuda tenga grado de inversión (investment grade).  Esto supone un certificado de que estamos invirtiendo en una emisión de deuda solvente.

Por ejemplo, si optamos por invertir en euros en deuda de una empresa con un plazo temporal de tres años, las rentabilidades pueden rondar el 0,4%. Puede parecer una rentabilidad baja, pero hay que ponerlo en un contexto de tipos cero y de baja inflación. Así, puede ser una manera sencilla para destinar un capital no necesario en ese plazo de tiempo (tres años) para, por lo menos, combatir la inflación

En el segundo supuesto, hacer una gestión activa de nuestra cartera de renta fija, hay que tener en cuenta que, aunque nos movamos en entornos de tipos negativos, podemos ganar.

Por ejemplo, un inversor que compra un bono alemán a 10 años, el conocido como Bund, con una TIR de un 0%, si la cotización cae al -0,47%, como ha pasado recientemente, hablamos de una ganancia de prácticamente un 5% ante la bajada de rentabilidad.

Así, un inversor activo en renta fija seguirá su inversión y si mejoran las perspectivas y la sensación económica de la compañía o estado que tiene en cartera valorará venderla y materializar las ganancias. Para ser activo en renta fija hay que comprar emisiones líquidas, gobiernos o empresas grandes y con un tamaño de emisión suficiente.

Bróker Bankinter, la mejor opción para la renta fija

El Bróker de Bankinter no solo permite invertir en acciones y derivados, sino que consta de una sección especializada en renta fija. En ella, los inversores interesados podrán consultar las emisiones, pero también tendrán a su disposición un completo informe sobre renta fija del Departamento de Análisis de Bankinter.

Un pormenorizado estudio en el que podrán consultar las ideas de inversión de estos expertos de Bankinter, las próximas claves que marcarán la evolución del mercado de renta fija o las mejores opciones para sacar partido a nuestro dinero.

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Descubre las cuentas más rentables para gente con nómina, sin nómina, autónomos y pensionistas

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos