Perfil del emprendedor español y sus 10 principales frenos para crecer (infografía)


28.05.2015

Escrito por:


¿Cómo es el emprendedor español?

La red de franquicias inmobiliarias Arrentum ha realizado un estudio psicológico sobre el emprendimiento en España, tomando como partida el mayor punto de encuentro de emprendedores del territorio nacional, Expofranquicia.


La foto resultante es que el emprendedor españoles es mayoritariamente hombre, de unos 35 años, con experiencia previa y con una perspectiva de futuro de entre 15 y 30 años. “El 40,8% de los que deciden abrir su propio negocio son especialistas (van sobre seguro), el 26,2% innovadores (lanzados), el 17% oportunistas y el 16%, constructores (apuesta a caballo ganador)”, señala el estudio.

Fuente: Arrentum

¿Qué 10 frenos hay para el emprendedor?

La vida del emprendedor no es fácil. Debe conjugar el conocimiento probado, las estadísticas y el análisis con una buena dosis de creatividad para afrontar los diferentes problemas que irán surgiendo (además de saber rodearse de buenos consejeros profesionales, no solo amigos).

Los expertos de Ally Watch, una red de medios neoyorquina especializada en tecnología y startups, ha detectado las principales barreras que limitan el crecimiento de un emprendedor:

1) Analizar los datos

Estadísticas impactantes, como las pérdidas inesperadas en el último trimestre, pueden hacer que optemos por reducir costes de manera instintiva cuando un posterior análisis y el pensamiento creativo podrían cerrar mejor la brecha buscando nuevas fuentes de ingresos. Busca la raíz del problema y piensa en soluciones alternativas.

2) Ser optimista

El optimismo es esencial para el éxito a largo plazo, pero puede retrasar o nublar decisiones a corto plazo. Sé realista al tomar una decisión y un optimista cuando la implantes.


3) Desaprender para volver a aprender


Es razonable pensar que la forma en que hemos aprendido a hacer las cosas es la mejor manera y que otras formas no funcionarán tan bien. Pero eso nos impide aprender cosas nuevas. Una de las razones por las que el cambio cuesta es que las personas tienen que desaprender la viejas formas de hacer,  algo que suele ser el doble de difícil que aprender algo nuevo.


4) Engañ*** por lo reciente


Cuando tomamos decisiones, tendemos a recordar la información reciente, no siempre con buenos resultados.


5) Cuidado con al pensamiento grupal


A veces el grupo se rige por un líder dominante o representa la asimilación del mínimo denominador común. Además, la gente tiende a ser obediente antes que buscar el conflicto. En este entorno, las ideas creativas son como un verso suelto, que tienden a ser eliminadas antes que evaluados. La diversidad es un desafío a pensar.


6) Bajo apetito por el riesgo


Tendemos a hacer aquello que se recompensa. Si se premia un comportamiento acertado primero es lógico que se comentan menos errores pero también que se tengan menos oportunidad de probar cosas nuevas. Hay que facilitar la creatividad manteniendo controlado el riesgo.


7) Huir del pensamiento polarizado


Los errores tempranos tienden a oscilar las decisiones posteriores en la dirección contraria. La gente suele abordar los retos con la premisa de ‘o esto o lo otro’ en lugar de abordarla de una forma más creativa que implique ‘ambos/y’. Cuando hay extremos opuestos prueba a mirar el lado positivo de ambos.


8) Reducir el estrés


Cuánto más crítico se convierte un problema, tendemos a ser menos creativos en nuestras decisiones. La concentración, el pensamiento lógico y el juicio se ven muy afectados por el estrés y solemos comunicarnos peor. Entonces dejamos de recopilar datos y es posible que tomemos decisiones rápidas, impulsivas y a corto plazo. Trabaja pues en rebajar el estrés.

9) Buscar el feedback continuo


Toda decisión necesita ser revisada, analizada y evaluada (feedback) para validarla o corregirla. La única constante hoy en el mundo de los negocio es el cambio. Incluso las decisiones acertadas requieren ajustes ante el cambio del entorno y de los clientes. Evita la tendencia de buscar culpables y excusas.

10) Fracasar para aprender


La experiencia es inevitable, pero no siempre hay aprendizaje. Revisar y medir los resultados facilitan que aprendamos de lo hecho. La creatividad sin aprendizaje es pasajera e ineficiente. El aprendizaje requiere una escucha efectiva y un pensamiento creativo para dar sentido a las experiencias difíciles.


“Es hora de dejar atrás el mito sobre la creatividad. Las personas creativas no tienen porqué tener personalidades excéntricas, trabajar en el mundo del arte o de manera aislada. Es posible ser creativos y exigir creatividad en una startup”, señalan estos expertos.

 

Artículos relacionados:

Erasmus para...¡emprendedores! 

Vencer los obstáculos - vía emprendedores.es

 

Ir a la portada del Blog para descubrir más artículos de interés               

¡Síguenos en Redes Sociales!

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Si algo es importante para ti, también debería serlo para tu banco. Descubre las Cuentas Bankinter.

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos