fijos-discontinuos.jpg

Fijos discontinuos: ¿Qué son y por qué son noticia?


13.01.2023

Escrito por:


La reforma laboral del Gobierno y la reducción del paro en 2022 han levantado un agrio debate a costa de una figura: los fijos discontinuos. En este artículo explicamos qué son los fijos discontinuos y la problemática con la contabilización de los mismos. 

Reforma laboral

La última reforma laboral se hizo con el objetivo de reducir la precariedad y temporalidad en el empleo. Se aprobó en diciembre de 2021 y entró en vigor en marzo de 2022.

La reforma, consensuada mediante el diálogo social, establece en el mercado de trabajo el contrato fijo como principal forma de contratación, pretendiendo reducir la temporalidad y la precariedad laboral de los trabajadores temporales, quedando el contrato temporal limitado a causas muy tasadas.

Así, los cambios más relevantes se han introducido en la contratación de duración determinada, contratos fijos discontinuos y contrato fijo de obra del sector de la construcción. 

¿Qué es un contrato fijo discontinuo?

El contrato fijo discontinuo está pensado para aquellos trabajos que se desarrollan de forma intermitente, pero estable: la empresa no necesita al empleado de forma continua durante todo el año, pero sí en periodos de tiempo recurrentes e intermitentes durante cada ejercicio. 

“La reforma laboral ha hecho hincapié en la excepcionalidad de las formas de contratación temporal, ampliando los casos en que debe optarse por la contratación indefinida. En este marco, el nuevo contrato fijo discontinuo es una de las principales herramientas de la reforma para acabar con la temporalidad”, señalan en Wolters Kluwer.

Este tipo de contrato es indefinido y no temporal y, por tanto, no tiene fecha de finalización, aunque sí se producen periodos en los que no se trabaja y por los que no cobrará salario alguno. Además, no se abonarán cotizaciones a la Seguridad Social durante el periodo de inactividad y entonces, puede trabajar en otro sitio con otro contrato, estar cobrando el paro o ninguna de las dos cosas.

Como parte de la plantilla fija que es, la empresa estará obligada a contar con los empleados que formen parte de su bolsa de fijos discontinuos cuando aparezca nuevamente la necesidad que dio lugar al contrato. El contrato fijo discontinuo puede desarrollarse tanto a jornada completa como a jornada parcial.

Algunos ejemplos de trabajos que deben calificarse como fijos discontinuos son los relacionados con la educación y los centros escolares de todo tipo (incluyendo tanto al profesorado como la limpieza, comedor, cuidadores, responsables de transporte escolar…); los trabajos de temporada vinculados a la agricultura (por ejemplo, la recolección); o los empleos relacionados con actividades estacionales. 

Desde el punto de vista normativo, estos son los casos en que se debe utilizar el contrato fijo discontinuo tras la reforma laboral de 2022:

  • Trabajos de naturaleza estacional.

  • Trabajos vinculados a actividades productivas de temporada.

  • Desarrollo de trabajos que no tengan naturaleza estacional o de temporada, pero que, siendo de prestación intermitente, tengan periodos de ejecución ciertos, determinados o indeterminados. 

  • Prestación de servicios en el marco de ejecución de contratas mercantiles o administrativas que, siendo previsibles, formen parte de la actividad ordinaria de la empresa.

  • Relaciones entre una Empresa de Trabajo Temporal (ETT) y una persona contratada para ser cedida, coincidiendo en este caso los periodos de inactividad con el plazo de espera entre contratos. 

Es importante distinguir el contrato fijo discontinuo del contrato de duración determinada, antes conocido como contrato temporal.

¿Cuántos trabajadores fijos discontinuos hay en España?

En 2008, había registrados 224.033,4 afiliados a la Seguridad Social con contratos fijos discontinuos. Esto representaba el 2,5% de los contratos indefinidos.

En noviembre de 2022, había registrados 879.835,3 de contratos fijos discontinuos (el 7,3% del total de contratos indefinidos).

Atendiendo al tipo de contrato en las nuevas contrataciones, vemos que entre enero y noviembre de 2022 se han realizado 2.141.650 contratos nuevos indefinidos de tipo fijo discontinuo (lo que representa el 11,1% del total de las nuevas contrataciones).

La polémica: la forma de contabilización

La polémica ha venido por las acusaciones de “maquillaje o cambio estadístico" en la forma de contabilizar los trabajadores con contrato fijo discontinuo.

Según el Ministerio de Trabajo, aquellos fijos-discontinuos que no están trabajando y que están en período de inactividad no se contabilizan como parados, como reclama la oposición, sino como “demandantes no ocupados o DENOS”, una categoría más amplia que incluye también a los parados registrados. Y aducen también desde el Gobierno que los datos de parados registrados se recogen con la misma metodología desde 1985, tal y como recoge en su web, donde se explica cómo se mide el paro registrado.

Dentro de este período de inactividad, los trabajadores con esta modalidad de contrato también pueden cobrar el paro, si cumplen con las condiciones de cotización, tal y como indican desde el SEPE en su web. Además, las personas trabajadoras fijas discontinuas podrán tener derecho al subsidio por desempleo para personas mayores de 52 años cuando el hecho causante del mismo se produzca a partir del dos de marzo de 2022.

A raíz de la polémica, el Ministerio de Trabajo y Economía Social ha informado de que va a desglosar y analizar los fijos discontinuos, con el fin de que se pueda desglosar cuáles están activos y cuáles no.

BK-167x150_cuentanomina.jpg

¡NUEVO CANAL EN TELEGRAM! Suscríbete ya y recibe en tu móvil noticias y consejos para mejorar tus finanzas.

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos