Saltar a zona de contenidos
Expertos y conocimiento

Fondos europeos para el hidrógeno verde: la hora de la verdad.

El hidrógeno verde, que se adjudica casi una cuarta parte de los fondos europeos y moviliza una tercera parte de la inversión privada, es el gran protagonista del PERTE ERHA.
Fondos europeos para el hidrógeno verde
Categoría
Expertos y conocimiento
Tipo de contenido
Actualidad
Escrito por
Redacción
Tiempo de lectura
15 minutos
Publicado
04 Mar 2022
Es una fuente de energía inagotable, aunque no se obtiene en ningún yacimiento: hay que fabricarlo. España puede ser líder mundial en hidrógeno renovable, o verde, por su capacidad tecnológica y por la aceleración que va a suponer la llegada de 1.555 millones de euros de los fondos europeos. Las primeras convocatorias se acaban de publicar y, por eso, Bankinter ha organizado un webinar informativo sobre esta oportunidad histórica para las empresas españolas.

El PERTE de Energías Renovables, Hidrógeno Renovable y Almacenamiento (ERHA), aprobado el 14 de diciembre de 2021, prevé una inversión total de 16.370 millones de euros para ayudar a las empresas en su transición energética. En concreto, el hidrógeno renovable movilizará 1.555 millones de euros, a los que se sumarán 2.800 millones de inversión privada.

El hidrógeno verde, que se adjudica casi una cuarta parte de los fondos europeos y moviliza una tercera parte de la inversión privada, es el gran protagonista del PERTE ERHA.

El objetivo español es que el hidrógeno, muy desarrollado en su fase tecnológica, pero con un gran potencial aún de fabricación, se universalice en la industria y los consumidores finales. Se reducirá así la dependencia energética del exterior, como ya está ocurriendo gracias a la expansión de la eólica y la fotovoltaica.

Fondos europeos para el hidrógeno verde

Hidrógeno verde: la energía del siglo XXI

  • Descarbonización de la economía: Europa se ha puesto al frente en la lucha contra el calentamiento global y se ha fijado una fecha límite, 2050, para la plena descarbonización de la economía. Un objetivo compartido por Chile y Japón, que en China alarga hasta 2060 y que Estados Unidos también se plantea para 2050. Este proceso no puede entenderse sin el hidrógeno verde.
  • Proyectos de hidrógeno verde: en todo el planeta ya hay movilizados 300.000 millones de euros en proyectos de hidrógeno verde de aquí a 2030, de las que más de 70.000 millones son ayudas oficiales, como los fondos europeos NextGen.
  • Prioridad de la UE: el hidrógeno verde es una de las prioridades del Green Deal de la UE. El objetivo es que el 50% del hidrógeno que se produzca en Europa sea renovable, incluso el de uso industrial, y haya una estación de servicio cada 150 kilómetros. En 2030 habrá 1 millón de personas trabajando en el sector que se multiplicarán por 5 en esa década.

España, líder mundial en hidrógeno verde

La hoja de ruta del hidrógeno en España, diseñada en 2020, prevé una inversión de 8.900 millones de euros hasta 2030. Los nuevos fondos procedentes de Europa están alineados con esa estrategia.

El PERTE llega en un momento dulce para España, un país líder en la investigación sobre el hidrógeno. Representa el 3,8% de la i+D en el mundo y el 15% en el total de la UE.

Nuestras fortalezas:

  • España tiene un gran potencial en tecnología del hidrógeno. Un conocimiento atesorado durante años en empresas y centros de investigación.
  • Hay distintos grados de madurez en el desarrollo de las distintas tecnologías del hidrógeno y cada convocatoria va dirigida a una fase diferente en ese proceso, desde las que están aún en una etapa embrionaria a las que están listas para la comercialización.
  • Podemos producir a gran escala porque tenemos fuentes de energía renovable suficientes como para producir hidrógeno a un precio competitivo. No solo para autoabastecernos, sino para exportar.
  • Existe la capacidad potencial de dotarnos gracias a los fondos de equipos de producción, sistemas de almacenamiento, transporte, compresión, etc.

Debilidades:

  • La tecnología debe trasladarse desde los centros de investigación y las universidades a las empresas.
  • De las 500.000 toneladas anuales de hidrógeno que producimos en España, solo 50 son de hoy de origen renovable.
  • Se necesitan ayudas para desarrollo de equipos y prototipos y dotar a las empresas de capacidades suficientes de fabricación.

Estas debilidades son las que pretenden compensar el PERTE del hidrógeno verde. Esta tecnología permitirá llegar a sectores más complejos de descarbonizar, como las industrias del acero y cementeras o el transporte pesado, desde camiones a trenes, aviones y barcos.

Coches y hogares alimentados por hidrógeno verde

El hidrógeno renovable llegará también a los hogares, como sustitución del gas natural para calefacción y agua caliente, y a las carreteras, con los coches alimentados por pilas de combustible.

Hoy en día ya hay en España empresas que fabrican, producen y venden pilas de combustible con tecnología polimérica. También se desarrollan en Pymes y centros de investigación prototipos de pilas de combustible de óxido sólido y que no necesiten recurrir a tierras raras o a elementos como el platino, como catalizador, al sustituirlo por hierro o níquel.

La oportunidad del PERTE ERHA es que no está circunscrita a grandes empresas ni a pymes, micropymes, tecnológicas, energéticas o de transporte, como otros PERTE. Beneficia a todos los sectores y alcanza a toda la cadena de valor, desde la fabricación a la distribución, el almacenamiento y la venta al consumidor.

Coches y hogares alimentados por hidrógeno verde

La primera convocatoria: proyectos pioneros que pongan el hidrógeno en el mercado

El IDAE (Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético) del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) acaba de publicar la primera convocatoria de ayudas para proyectos pioneros y singulares de hidrógeno renovable. El objetivo es pasar de la producción al consumo: hacer posible la universalización de este hidrógeno verde y que sea rentable.

  • Presupuesto del plan: 150 millones de euros.
  • Plazo de presentación: del 7 de marzo al 6 de mayo de 2022.
  • Subvención máxima por proyecto: 15 millones de euros. Con porcentajes de ayudas que van del 15% al 60% según la tipología del proyecto y el tamaño de la empresa.
  • Plazo de ejecución del proyecto: antes del 15 de septiembre de 2025.

¿Qué proyectos se pueden acoger? La convocatoria, en régimen de concurrencia competitiva, explicita que sean proyectos con viabilidad comercial (se valoran especialmente los compromisos en firme de consumidores) y se dirijan a sectores de difícil descarbonización, como la industria pesada o el transporte de gran tonelaje. De manera específica, señala que se premiarán proyectos que combinen de manera integrada la producción, distribución y el uso del hidrógeno en una misma ubicación.

Los criterios de adjudicación atenderán especialmente a estas características:

  • La participación de Pymes. Al menos 1 pyme cuando sean agrupaciones de empresas.
  • El impacto positivo en islas y en zonas de Transición Justa y Reto Demográfico.
  • La reducción de emisiones.
  • La creación de empleo.
  • La igualdad de género.

Segunda convocatoria: el hidrógeno verde en toda la cadena de valor

El MITECO, a través también del IDAE, ha abierto una segunda convocatoria, dotada con 250 millones de euros, que se distribuye en 4 programas de ayudas para reforzar la cadena de valor innovadora del hidrógeno renovable.

Es una de las líneas de mayor alcance del Plan de Recuperación en España. Pretende crear 14.000 nuevos empleos, entre directos e indirectos, y contribuir con más de 960 millones de euros al PIB. Los 4 programas buscan impulsar el conocimiento técnico y la capacidad productiva mediante el desarrollo de avances tecnológicos y prototipos a lo largo de la cadena de valor del hidrógeno, así como instalaciones de ensayo y nuevas líneas de fabricación.

  • Presupuesto del plan: 250 millones de euros.
    • Grandes electrolizadores: 100 millones de euros. Enfocado a la fabricación de estos equipos y a la integración en contextos industriales reales.
    • Vehículos de hidrógeno: 80 millones de euros. La universalización del transporte impulsado por pilas de combustible.
    • Investigación industrial y experimental: 40 millones de euros.
    • Mejora de las capacidades y avances tecnológicos en líneas de ensayo y fabricación: 30 millones de euros. Más enfocada al i+D.
  • Plazo de presentación: Del 8 de abril al 7 de junio de 2022.
  • Inversión mínima por proyecto: 1 millón de euros (500.000 euros en el caso de la última línea).

Los criterios de adjudicación ponderarán estas características:

  • La relevancia de los objetivos del proyecto, el nivel de madurez de la tecnología y el grado de innovación aportados.
  • Una mayor proporción de inversión privada por cada euro de la subvención.
  • La colaboración entre las empresas y la comunidad científica.
  • La participación de pymes.
  • La replicabilidad y escalabilidad del proyecto.
  • El impacto positivo en zonas de Transición Justa.
  • La reducción de emisiones.
  • La creación de empleo.

Ya hemos asesorado a 1.500 empresas: ahora llega la financiación

  • Entramos en una nueva fase de estructurar y presentar las propuestas. Hemos completado una primera fase de formación e información desde Bankinter. Empieza el momento de la presentación de proyectos y de encontrar soluciones de financiación.
  • Bankinter se ha unido a FI Group para ofrecer tanto asesoramiento como apoyo en la tramitación de los proyectos.
  • En España el porcentaje de aprovechamiento de los Fondos Europeos está en torno al 35%, cuando otros países, como Holanda, superan el 75%.
  • Bankinter ya ha ofrecido asesoramiento a 1.500 empresas en los últimos meses y ha incorporado a la web el buscador de ayudas europeas de la CEOE.
  • Las convocatorias se presentan por un periodo relativamente corto de tiempo y con grado de complejidad elevado: hay que estar preparado antes de que llegue el momento.
  • El PERTE ERHA cuenta con 7.000 millones de euros de inyección pública, pero los 9.000 millones que prevé para la iniciativa privada van a requerir el apoyo de las entidades bancarias.
  • Las empresas interesadas deben tener una hoja de ruta: como las nuevas ayudas pueden ser incompatibles con otras subvenciones, es aconsejable diseñar bien el camino para aprovechar los fondos oficiales disponibles para cada coste del proyecto.
Ya hemos asesorado a 1.500 empresas

¿Qué está aportando Bankinter de forma proactiva, como entidad financiadora, a los proyectos europeos relacionados con la energía?

  • Avales: para hacer entrega de las subvenciones se pide la presentación de avales. Mas necesarios en esta primera fase.
  • Anticipos de las subvenciones: dependerá de cada tipo de convocatoria, ya que algunas se están entregando ya, pero otras sí que se harán en función de la consecución de determinados hitos.
  • Financiación: préstamos que permitan llevar a cabo esos proyectos en la parte que corresponde a la inversión privada.

La sostenibilidad sin rentabilidad no tiene sentido

La financiación de los proyectos presentados a estas convocatorias busca un equilibrio entre la rentabilidad y la sostenibilidad. Para que esos proyectos de hidrógeno verde tengan sentido en el tiempo es imprescindible que ofrezcan un horizonte de rentabilidad.

Es una tecnología disruptiva, como lo fue en su día la eólica y la fotovoltaica, y eso presupone lógicamente una curva de aprendizaje.

La llegada de las subvenciones europeas permitirá acortar esa curva. Nos facilitará ir mucho más rápido y alcanzar antes un nivel óptimo de madurez. La filosofía de los fondos es promover la colaboración entre industrias y sectores y generar sinergias. Nadie va a llegar solo.

En ese sentido, Bankinter ha firmado 9 acuerdos con asociaciones del sector. Una fórmula que nos permite a todos compartir conocimiento, desde los centros de investigación a los fabricantes, las instituciones y los consumidores.

La sostenibilidad sin rentabilidad no tiene sentido

¿Qué es el hidrógeno verde?

Acerquémonos con el microscopio al hidrógeno. Es un gas simbolizado por la letra H y el primer elemento de la tabla periódica. Representa el 75% de la materia del Universo y es tan ligero que por eso hemos visto en el siglo XX cómo se empleaba para hacer volar dirigibles y globos. Es tan eficiente y potente, como combustible, que se usa para propulsar las naves y cohetes espaciales.

Como fuente de energía, por tanto, sería inagotable y disponemos de él en cualquier planeta y en cualquier punto geográfico: no hay que ir a buscarlo a un yacimiento. El problema es que en la Tierra se presenta asociado a otros elementos, como el oxígeno o el carbono, y no lo podemos recoger de forma natural: es necesario fabricarlo.

¿Y cómo se fábrica el hidrógeno? Hasta ahora el procedimiento había sido muy contaminante al emplearse para ello carbón o gas metano. Una de las tecnologías más desarrolladas, la electrólisis, consigue separar los dos componentes del H2O, la molécula del agua: el oxígeno y el hidrógeno. Para generar esa reacción química se inyecta electricidad en el agua. Esa operación la realizan los electrolizadores.

El hidrógeno verde, a diferencia del gris o del azul, es el que se obtiene inyectando en el agua electricidad producida de forma renovable, como la eólica y la solar. Hasta ahora, el hidrógeno se producía con electricidad procedente de fuentes no renovables o recurriendo al gas, con la consiguiente emisión de millones de toneladas de CO2 a la atmósfera.

El hidrógeno verde se convierte así en un combustible inagotable, sin emisiones nocivas y que se puede almacenar durante mucho tiempo.

Información obtenida a partir del webinar El potencial del hidrógeno verde organizado por el CFO Fórum de Bankinter. Con la participación de:

  • Javier Brey: Presidente de la Asociación Española del Hidrógeno.
  • Daniel Ramos: Grants Manager en FI Group.
  • Emma Montserrat: Directora de Banca Corporativa y Responsable de Fondos Europeos en Bankinter.
  • Ruth Bernaldo de Quirós: Directora de Negocio Transaccional Territorial de Bankinter.