Una segunda oportunidad para los planes de pensiones


12.08.2014

Escrito por:


 

Las gestoras de fondos de pensiones han recogido con satisfacción la decisión del Gobierno de introducir un supuesto de liquidez en el nuevo IRPF para los partícipes de planes y fondos de pensiones. La medida –hasta ahora reservada exclusivamente a quienes padecen una enfermedad grave o son desempleados de larga duración– tiene un doble impacto, hacia adelante y hacia atrás, respecto a la fecha de referencia del 1 de enero de 2015 a partir de la cual será de aplicación.

Por un lado, los partícipes que realicen aportaciones a partir del año que viene podrán disponer de los derechos consolidados en un plazo de diez años. Por lo tanto, los ahorradores no podrían rescatar el dinero colocado en estos productos a partir del ejercicio que viene antes de enero del año 2025. Además, los derechos económicos que un partícipe acumule a 31 de diciembre de 2014 y que tengan al menos diez años de antigüedad también podrán hacerse líquidos.

Los derechos económicos que obtengan quienes se acojan a este supuesto de liquidez tributarán como las prestaciones, es decir, en el IRPF del beneficiario como rendimientos del trabajo. Se excluyen las prestaciones en forma de capital correspondientes a aportaciones realizadas con anterioridad a 1 de enero de 2006, que tendrán una reducción del 40%.

En conjunto, la medida es una segunda oportunidad para unos productos cuyo desarrollo ha chocado sistemáticamente con los sucesivos cambios de reglas del juego fiscales, con unas rentabilidades discretas y, sobre todo, con la falta de liquidez que hasta ahora obligaba a los ahorradores a mantener su dinero cautivo hasta la jubilación. La decisión del Gobierno de abrir una ventana de liquidez a diez años puede devolver el interés a los fondos de pensiones que, además, van a sufrir un importante recorte de las comisiones que cobran a los partícipes, que van a bajar desde el 2,5% actual hasta el 1,75%. Un tijeretazo que, según el Gobierno, supondrá un ahorro de 121 millones de euros al año.

El objetivo del Gobierno es que los planes de pensiones vuelvan a ser competitivos o, que, al menos, no languidezcan más frente a la competencia que supone la aparición de los Planes de Ahorro 5. La figura, en forma de seguro o contrato de depósito y auspiciada por el Ejecutivo en la reforma fiscal aprobada el pasado 1 de agosto, permite realizar una aportación máxima de 5.000 euros anuales. Si el inversor mantiene su capital intacto durante cinco años, los rendimientos generados quedan exentos.

Por lo tanto, quienes ahorran para su jubilación ven cómo se amplía el espectro de posibilidades de ahorro a largo plazo. No obstante, el Gobierno ha reducido hasta 8.000 euros anuales la deducción por aportaciones a planes de pensiones, que hasta ahora era de 10.000 euros para los menores de 50 años. La medida tendrá un impacto limitado. Según estimaciones de la patronal Inverco y con datos de 2013, las aportaciones superiores a los 8.000 euros apenas supusieron el 7% del total.

 

Si todavía no tiene su plan de pensiones, visite Bankinter.es

 

Simulador de planificación financiera

Web Inverco: Datos y estadísticas  

 

 

¡Síguenos en Redes Sociales!

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Si algo es importante para ti, también debería serlo para tu banco. Descubre las Cuentas Bankinter.

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos