Señor papeles (1).jpg

Interés compuesto: la fórmula mágica para ver crecer tu inversión


23.06.2021

Escrito por: Popcoin


Muchas veces nos da miedo invertir o pensamos que la inversión no es algo que vaya con nosotros. La falta de experiencia o la dificultada son las excusas más habituales para no lanzarse al mundo de la inversión, pero iniciarse cuanto antes en la costumbre de invertir puede suponer una diferencia sustancial en un período largo.

¿Qué es el interés compuesto?

Como señalan desde JP Morgan Asset Management, “comience a invertir pronto y hágalo regularmente”. Si tenemos la costumbre de invertir de una forma constante podemos encontrarnos con que nuestro dinero crece en una perspectiva temporal de medio-largo plazo, gracia a la magia del interés compuesto.

“El interés compuesto es considerado por muchos la octava maravilla del mundo”, explican desde la gestora de JP Morgan. ¿Qué es el interés compuesto? Según la Real Academia Española (RAE), el interés compuesto es el “interés de un capital al que se van acumulando sus réditos para que produzcan otros”.

Es decir, el interés compuesto es el proceso financiero en el que los intereses de cada período se suman al capital inicial para producir nuevos intereses, según la definición del Banco de España. Esto es invertir los intereses que vamos consiguiendo con la inversión inicial.

¿Por qué es importante invertir?

Como puede verse en este gráfico de JP Morgan Asset Management, es clave empezar a invertir cuanto antes. Gracias al interés compuesto, podemos conseguir que nuestra inversión inicial se multiplique exponencialmente en períodos temporales largos.

interes-compuesto.JPG.jpg

En el ejemplo, comenzar a ahorrar a la edad de 25 años e invertir cada año una cantidad de 5.000 euros en una oportunidad que ofrezca una rentabilidad media del 5% anual generaría al cumplir 65 años casi el doble que si se hubiera comenzado a los 35 años.

Empezar con 25 años supondrían solo invertir 50.000 años más, 5.000 euros anuales durante 10 años, que con 35 años. Pero al final, la diferencia serían casi 300.000 euros más gracias a la magia del interés compuesto.

El poder de la capitalización

Una diferencia que también se puede potenciar con la reinversión de los dividendos. Como puede comprobarse en este otro ejemplo, si hubiéramos invertido 5.000 euros en 1986 ahora tendríamos 27.484 euros si no hubiéramos reinvertido los dividendos. Para este cálculo, en JP Morgan toman como referencia el índice MSCI Europe.

capitalizazion-compuesta.JPG.jpg

Si en el mismo caso hubiéramos reinvertido los dividendos, al cabo de 32 años de invertir tendríamos 73.545 euros. Frente a una rentabilidad total de un 450% sin reinversión, con reinversión conseguiríamos un 1.400%. Como recomiendan desde JP Morgan Asset Managemente, “si no las necesita, reinvierta las rentas de sus inversiones”.

BK-167x150_cuentanomina.jpg

¡NUEVO CANAL EN TELEGRAM! Suscríbete ya y recibe en tu móvil noticias y consejos para mejorar tus finanzas.

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos