Saltar a contenidos

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.Abre ventana nueva

Preguntas frecuentes : Compra y financiación

Beneficios fiscales

Con efecto 1 de enero de 2013 se suprime la deducción por adquisición de vivienda.

No obstante la normativa anterior se mantendrá vigente en relación con las adquisiciones, rehabilitaciones o construcciones anteriores a 1 de enero de 2013. En relación con las cuentas para la adquisición de la primera vivienda, se establece que se conservarán el derecho a la deducción practicada en ejercicios anteriores, si bien, se ofrece la posibilidad de devolver lo deducido con anterioridad en el ejercicio 2012 sin intereses de demora.

El régimen para aquellos contribuyentes que mantengan el derecho a la deducción se puede resumir del siguiente modo:

Del importe correspondiente a las cantidades satisfechas para la construcción, adquisición, ampliación o rehabilitación de la vivienda, incluidos los gastos que hayan corrido de cargo del adquirente se puede deducir, con independencia del nivel de renta del contribuyente, hasta el 15% de los mismos, con un máximo de 9.040 euros.
Como consecuencia del actual porcentaje de cesión del impuesto a las Comunidades Autónomas (50% estatal/50% autonómico), si no fuera aprobado ningún porcentaje por las respectivas Comunidades Autónomas, la cuota autonómica por defecto, será del 7,5%.
Se considera vivienda habitual del contribuyente la edificación que constituya su residencia durante un plazo continuado de, al menos, tres años. Se asimilan a la adquisición de vivienda la construcción o ampliación (cuando se produzca el aumento de su superficie habitable) de la misma. Para todos los casos existen unos topes legales que limitan estas deducciones. Por esto es muy importante, en el caso de financiar la adquisición con un préstamo hipotecario, ajustar en lo posible los pagos anuales, para aprovechar al máximo estas ventajas fiscales y, en definitiva, ahorrar impuestos.

Deducciones por adquisición de vivienda habitual

Podemos considerar dos casos:

Usted paga el importe total de la vivienda con dinero ahorrado.

En este caso la deducción fiscal que se podría aplicar, en su Cuota Integra, sería de hasta el 15% del total del importe pagado por usted para la adquisición de su vivienda. Dentro de este importe se incluyen el precio total de compra y los gastos originados que hayan corrido a su cargo (formalización de la Escritura de compra-venta (notaría, registro, etc.) y el pago del IVA o Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, así como del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados.

No obstante, hay una base máxima de deducción de 9.040 euros anuales, por lo que el importe máximo a deducir, con independencia del nivel de renta del contribuyente, será de 1.356 euros.

Como consecuencia del actual porcentaje de cesión del impuesto a las Comunidades Autónomas (50% estatal/50% autonómico), si no fuera aprobado ningún porcentaje por las respectivas Comunidades Autónomas, la cuota autonómica por defecto, será del 7,5%.
 

Usted solicita un préstamo hipotecario para financiar parte de la adquisición de la vivienda.

En este caso la base de la deducción estará constituida por todas las cantidades satisfechas en cada periodo, esto incluye: la amortización, los intereses y los demás gastos derivados de la misma. La base máxima de esta deducción es de 9.040 euros anuales, con independencia del nivel de renta del contribuyente, por lo que el importe máximo a deducir es de 1.356 euros.

Como consecuencia del actual porcentaje de cesión del impuesto a las Comunidades Autónomas (50% estatal/50% autonómico), si no fuera aprobado ningún porcentaje por las respectivas Comunidades Autónomas, la cuota autonómica por defecto, será del 7,5%.
En País Vasco y Navarra se aplica su propia normativa.