Saltar a contenidos

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.Abre ventana nueva

Ventajas fiscales

Gracias al acuerdo alcanzado con ALD Automotive, S.A.U., los clientes de Bankinter se beneficiarán de unas condiciones preferentes al formalizar operaciones de alquiler de vehículos nuevos, a través de Renting, con lo que usted conseguirá las siguientes ventajas:

  • - Posibilidad de disfrutar el vehículo por una cuota mensual.
  • - Con la seguridad de que en la cuota mensual están incluidos todos los gastos que se pudieran generar.
  • - Cambie de modelo sin preocuparse por la venta del antiguo.
  • - Disfrutando del coche sin realizar un desembolso ni una inversión.
  • - Además, si usted es autónomo, podrá deducirse la cuota y el IVA.

Ventajas Fiscales para profesionales autónomos:

I.R.P.F.

El profesional autónomo se podrá deducir en su declaración de I.R.P.F., tanto en su estimación directa normal como directa simplificada, hasta el 100% de las cuotas de renting en función de la correlación entre estas y la obtención de ingresos de la actividad profesional.
La correlación entre las cantidades que abona el profesional por el arrendamiento del vehículo y la obtención de ingresos sólo puede existir si el vehículo se destina exclusivamente a la actividad de que se trate. La carga de la prueba corresponde al profesional.

I.V.A.

El profesional autónomo tiene derecho a la deducción del 50% de I.V.A. soportado por operaciones de Renting, para lo cual tiene que acreditar un grado efectivo de utilización de dicho vehículo en el desarrollo de la actividad profesional.
Las presunciones que establece la normativa son que "cuando se trate de vehículos automóviles de turismo y sus remolques, ciclomotores y motocicletas, se presumirán afectados al desarrollo de la actividad profesional en la proporción del 50%", siguiendo la definición que establece la Ley de Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial.
La legislación establece una serie de excepciones en las que se presume que el vehículo esta afectado 100% por la actividad, por ejemplo en el caso de los agentes comerciales o cuando se transporten pasajeros.
En el momento en que se de al vehículo una utilidad diferente de la que se haya aplicado inicialmente, el profesional debe regularizar la situación fiscal y no podrá deducirse las cantidades mencionadas.

Ventajas Fiscales para la empresa:

Las cantidades correspondientes al arrendamiento tendrán el carácter de deducibles en función del uso del vehículo.
Vehículo afecto 100% a la actividad empresarial. (uso exclusivo para la empresa).
  • - Empresa: El alquiler es un gasto 100% deducible en el Impuesto de Sociedades.
  •   El 100% del I.V.A. se considera soportado deducible.
  • - Empleado: No supone imputación en especie en el I.R.P.F.
  •   Vehículo afecto 100% al uso particular.
  • - Empresa: El alquiler es un gasto 100% deducible en el Impuesto de Sociedades.
  •   El importe del I.V.A. soportado no se considerará deducible.
  • - Empleado: Se tendrá que imputar como retribución en especie el 20% del valor de mercado que correspondería al vehículo si fuera nuevo.

Vehículo afecto a uso empresarial y a uso particular:

  • - Empresa: El alquiler es un gasto 100% deducible en el Impuesto de Sociedades.
  •   El I.V.A. se considera soportado deducible por la parte de utilización empresarial del vehículo, y en todo caso, al menos, el 50%, según Ley 37/1992.
  • - Empleado: Se tendrá que imputar como retribución en especie en función de la correspondiente proporción en que el trabajador disfute del vehículo para su uso particular.
Se suele aceptar por la Dirección General de Tributos como uso particular cualquier porcentaje que se sitúe entre los límites de 2/7 y 145/365 del valor fiscal del uso del vehículo.

Legislación aplicable:

  • - Código de comercio.
  • - Ley Impuesto Sobre Sociedades art. 11.3.
  • - Ley del IRPF (Ley 40/1998), arts. 43 y 44.
  • - Ley de IVA (Ley 37/1992), art.95.**
Si quiere usted ampliar información puede consultar la doctrina de la Dirección General de Tributos