Saltar a contenidos

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.Abre ventana nueva

Información al inversor : Fiscalidad

Para imprimir pulse Ctrl+P
Impuesto de Sociedades

La transmisión o reembolso de participaciones en un fondo de inversión genera una ganancia o pérdida patrimonial cuyo importe se determina por la diferencia entre el valor de compra de la participación (incluidos los gastos y tributos inherentes a la misma) y el de enajenación (una vez descontadas las comisiones de venta).

 

La renta así determinada se integra en la base imponible correspondiente al período impositivo en que se produce la transmisión, sin que proceda practicar deducción alguna para evitar la doble imposición interna. Asimismo, la plusvalía generada, en su caso, no podrá acogerse al régimen de reinversión de beneficios extraordinarios previsto en la normativa vigente.

 

No obstante las sociedades pueden verse obligadas a tributar por la revalorización que el fondo experimente cada año en aquellos casos en los que con arreglo a lo previsto en la normativa contable que resulte de aplicación, bien por la naturaleza del fondo o bien por la calificación contable que el partícipe aplique a su inversión en el fondo, se vean obligados a integrar la mencionada diferencia en su cuenta de pérdidas y ganancias (sin perjuicio de las diferencias de primera aplicación). Las cantidades que se hayan integrado en la base imponible, se considerarán como mayor valor de adquisición a los efectos de cálculo de la ganancia patrimonial en el momento de la venta de las participaciones.

En el caso especial de un fondo de inversión que invierta en fondos, los cambios de estructura que pudieran experimentarse internamente no generarán tributación alguna.

Por su parte, en el momento del reembolso, la ganancia patrimonial que se genere está sujeta a retención a cuenta del Impuesto sobre Sociedades, que se establece con carácter general en el 19% (20% para 2015). Para el cálculo de la base de retención, sin embargo, se aplica el criterio FIFO (en virtud del cual, se consideran las participaciones vendidas como las más antiguas).