Reunificación de deudas una opción que muchos se plantean


20.01.2014

Escrito por:


La reunificación de deudas es una opción que muchos se plantean cuando encuentran complicado pagar todos los créditos y préstamos que han adquirido pero ¿es realmente una buena opción? ¿Qué riesgos y costes conlleva? A continuación te contamos todo sobre la reunificación de deudas.

 

¿Qué es la reunificación de deudas? Reunificar nuestras deudas significa agruparlas en una sola de forma que en vez de pagar muchas letras por separado, pagamos solamente una. Parece sencillo ¿verdad? Sin embargo no lo es tanto y el hecho de poder acceder a una reunificación de deuda exige unos requisitos y conlleva unos costes que conviene tener en cuenta.

 

Reunificar las deudas no tiene como objetivo permitirnos disfrutar de mayor comodidad a la hora de gestionar nuestros préstamos, sino más bien procura facilitarnos un “ahorro” mensual ya que al reunir todas las deudas y agruparlas en una sola, podemos pagar  una cuota más baja que la que resulta de la suma total de todas ellas cuando las abonamos por separado. Pero el hecho de que se reduzca la cuota mensual que pagamos por el total de nuestras deudas no significa que éstas mismas también lo hagan, muy por el contrario, al realizar esta operación el tipo de interés sube y nuestra deuda se hace notablemente mayor.

 

Otra desventaja que el Banco de España recomienda tener en cuenta son los gastos adicionales de tramitación que supone realizar una reunificación de deudas. Los gastos con los que podemos encontrarnos son: gastos de tramitación y formalización, comisiones o penalizaciones por cancelación anticipada al formalizar el nuevo crédito, gastos de notaría, registro, gestoría e impuestos por las modificaciones realizadas en la hipoteca; y las comisiones y desembolsos por la apertura del nuevo préstamo.

 

Otro aspecto a tener en cuenta es que este tipo de operaciones era habitual contratarlas en las principales entidades financieras tradicionales, sin embargo después de que estallase la crisis, éstas han reducido drásticamente la concesión de este tipo de productos al endurecer tan fuertemente las condiciones exigidas. Así que si deseamos reunificar nuestras deudas debemos contar con entidades financieras “alternativas” o menos tradicionales que ofrecen unos tipos de interés realmente altos y unas condiciones que en ocasiones ponen la piel de gallina, especialmente si pertenecemos a la lista del ASNEF.

 

¿Qué soluciones alternativas tenemos? Dependiendo de las condiciones de nuestros créditos, contamos con la opción de mantener una conversación con las entidades financieras con las que trabajamos y estudiar la posibilidad de reducir las cuotas de nuestros préstamos, alargando un poco más el plazo de amortización, o consultar las distintas opciones que pueden poner a nuestra disposición en este tipo de casos.

 

 

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Descubre las cuentas más rentables para gente con nómina, sin nómina, autónomos y pensionistas

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos