Innovación y crecimiento económico

¿Por qué no crecen las economías pese al boom de la innovación?


09.09.2016

Escrito por: Redacción


No podemos concebir nuestra vida sin la tecnología digital y empezamos a vislumbrar qué nos traerán la inteligencia artificial, los robots o los coches eléctricos. La tecnología nos hace la vida más fácil y eso explica la rapidez con la que se expande por el mundo.

Aunque los avances tecnológicos nos llenan de optimismo también nos producen desconcierto porque la tecnología que todos hemos adoptado genera unos beneficios que no se reflejan en el crecimiento económico, sobre todo de los países avanzados.

Un interesante artículo de la revista tecnológica del MIT con el expresivo título, “Querido Silicon Valley, olvida los coches voladores y danos crecimiento económico” reflexiona sobre este desequilibrio entre la innovación y el crecimiento económico en Estados Unidos y en el resto de los países desarrollados. 

Los avances en digitalización provocaron el crecimiento de la productividad (el producto generado por cada trabajador) de Estados Unidos en las décadas de los 70, 80, 90 y comienzos de este siglo. Pero desde la crisis mundial de 2008 la productividad se ha ralentizado y no crece al ritmo de la innovación, con el consiguiente estancamiento del crecimiento económico.

¿Si hay innovación por qué cae la productividad?

Según el artículo, esta caída de la productividad se debe más que a la falta de nuevas ideas o a no saber valorar la influencia de las tecnologías digitales en la economía, a la creciente dificultad de trasladar las nuevas tecnologías a los grandes sectores económicos, como son el energético, el de la sanidad o el del transporte.

En Estados Unidos estos sectores componen el 80% de la economía pero sólo representan el 35% en inversiones tecnológicas y su productividad crece tan sólo un 0,9% anualmente. Mientras que la productividad aumenta a un 2,8% en las industrias digitales.

Para reavivar la economía hay que resolver los "cuellos de botella" que impiden que estos sectores económicos se beneficien de todo el potencial de la tecnología actual.

El artículo nos remite a la opinión del recientemente fallecido cofundador de Intel, Andrew Grove, conocedor de primera mano de Silicon Valley, que en 2010 reflexionó agudamente en un artículo sobre las causas del descenso de productividad y de fabricación en el país.

La innovación y la fabricación van de la mano

Grove repasa la evolución reciente de la industria informática americana. El primer paso de una startup es alcanzar la magia de la creación, pero igualmente importante es el siguiente, el de la producción en masa. Una vez que se ha tenido la idea genial, hay que construir fábricas, contratar, formar y retener a los empleados, establecer relaciones con los proveedores y saber muy bien qué quieren clientes y consumidores. En esta fase muchas compañías desaparecen o son absorbidas pero las supervivientes escalan imparables.

Así, en los años setenta y ochenta, algunas de las empresas nacidas en un garaje se convirtieron en diez años en las mayores empresas tecnológicas del mundo.

Las consecuencias de la externalización

Con el tiempo, los salarios y los costes de los trabajadores aumentaron. Entonces las empresas tecnológicas estadounidenses descubrieron que podían fabricar más barato fuera, por lo general en Asia. Cuando lo hicieron, los márgenes mejoraron, la dirección y los accionistas se felicitaron, y el crecimiento no solo continuó sino que se hizo más rentable.

Como consecuencia de la externalización una industria de fabricación de equipos informáticos creció en Asia. La mayor de estas empresas, Hon Hai Precision Industry, también conocida como Foxconn, progresó a un ritmo asombroso primero en Taiwán y luego en China. Sus beneficios en 2009 eran de 62.000 millones de dólares, mayores que los de Apple, Microsoft, Dell o Intel, y empleaba a más de 800.000 personas, más que la suma de todo el personal de Apple, Dell, Microsoft, Hewlett-Packard, Intel y Sony.

Como empresario tecnológico experimentado, Grove cuestiona con firmeza la afirmación admitida de que el trasvase de puestos de trabajo al exterior apenas ha tenido consecuencias para Estados Unidos porque el trabajo de alto valor y la mayor parte de los beneficios permanecen en el país.

¿Dónde se innova? ¿dónde se impulsa la industria?

Silicon Valley ha dejado de fabricar lo que inventa y podría ser que la pérdida de la destreza en la producción paralice la capacidad para comercializar nuevas tecnologías en muchos sectores industriales.

El autor enumera productos claves para el futuro inmediato cuya elaboración difícilmente será estadounidense. Por ejemplo, los coches y los camiones eléctricos están a punto de producirse masivamente y requieren baterías de litio. Aquellos países, de nuevo asiáticos, que produjeron pilas perfeccionadas, ganaron experiencia en su fabricación y en su suministro son los que ahora se encuentran en condiciones más favorables para producirlas.

Conclusión: volver a estimular la fabricación

Más allá de la pérdida de puestos de trabajo, quedarse sin capacidad industrial significa alejarse de las necesidades reales de la producción, dejar de poseer conocimientos tecnológicos acumulados, no tener relaciones con proveedores y clientes e ignorar las innovaciones claves.

Este es el argumento de peso de algunos que advierten del peligro de despreciar la fabricación física de los productos.

Artículos recomendados:

¿Por qué es importante la innovación? por José María Fernández, Presidente de la Fundación Innovación Bankinter

¿Cómo la innovación contribuye al desarrollo? por Jacobo Díaz, director del área de desarrollo corporativo

¿Cómo protegería un verdadero experto en tecnología de Silicon Valley a sus hijos en Internet?

La importancia de Internet de las Cosas

5 principios para aumentar la ciberseguridad de una empresa

BK-167x150_cuentanomina.jpg

Descubre las cuentas más rentables para gente con nómina, sin nómina, autónomos y pensionistas

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos