apagon electrico 2.jpg

¿Es posible un gran apagón?


10.11.2021

Escrito por: Redacción


Desde hace varios días no se habla de otra cosa, el mundo puede sufrir en algún momento (más o menos próximo) un gran apagón eléctrico que perturbaría gravemente nuestras vidas causando grandes daños.

¿Qué es el gran apagón?

El gran apagón se trata de un colapso general de las redes de suministro eléctrico. Este suceso podría provocar una serie de efectos en cadena, que irían desde hogares sin luz, semáforos inservibles, hospitales paralizados... En general, afectaría negativamente a todos aquellos ámbitos que dependen del suministro eléctrico.

¿Por qué la actual preocupación?

El que de repente haya surgido la actual ola de preocupación por esta supuesta o posible amenaza se debe a unas declaraciones de la ministra de Defensa de Austria, Klaudia Tanner, que hace unos días dijo que era altamente posible que en los próximos cinco años se produjese un apagón que podría afectar a toda Europa. De hecho el Ministerio de Defensa difundió con gran profusión un vídeo en el que se advertía a los austriacos qué debían de hacer para estar preparados.

Para reforzar el alarmismo de la ministra austriaca se han citado precedentes de otros apagones  históricos que tuvieron como causa la alegada por ella: cada cierto tiempo el Sol atraviesa un periodo de actividad más intensa de lo común, cuando eso ocurre determinadas infraestructuras metálicas (oleoductos, ferrocarriles, trasporte de energía, transformadores de alta tensión…) pueden verse afectadas por el calor y colapsar. Se espera que ese periodo de alta intensidad solar se produzca en el periodo 2022-2026.

Cuando era presidente de EE.UU., Obama ordenó que se analizase la resistencia de las infraestructuras eléctricas a un fenómeno solar extremo y se tomasen las medidas necesarias para protegerlas.

¿Qué dicen los expertos?

La mayoría de los expertos consideran que un acontecimiento de estas características es improbable en Europa, ya que su red eléctrica es muy fiable y está interconectada pero de forma compartimentada para poder evitar que el colapso de una parte afecte a todas las demás.

¿Puede haber otras causas para un gran apagón?

Aprovechando el gran debate que ha suscitado la cuestión se ha señalado que el sistema eléctrico puede colapsar por otras causas ajenas al Sol. Dos serían las principales:

  • Un ciberataque a algún punto neurálgico del sistema eléctrico

  • El cese del suministro de algún combustible fósil, el gas, que forme parte de la cadena de producción de energía eléctrica

¿Cómo se puede hacer para prevenir esta eventualidad?

Lo más importante que se puede hacer, depende de los gobiernos y de las empresas suministradoras.

La lista de posibles acciones es larga pero se pueden destacar algunas:

  • Disminuir la dependencia energética que la mayoría de los países tienen de unos pocos, los productores de combustibles fósiles. Para ello el camino más claro y ya emprendido de forma masiva en Europa es la construcción de fuentes de energías renovables.

  • La protección de los sistemas contra los ciberataques.

  • Procurar que la producción y distribución de bienes se haga desde lugares cercanos.

  • Diseñar las redes eléctricas en su conjunto para que puedan resistir las variaciones en la intensidad solar. Por ejemplo, eliminando el metal si es posible y sustituirlo por fibra óptica, descentralizando las redes de energía, diseñando planes de contingencia a todos los niveles desde lo macro a lo domestico para saber actuar en caso de que el gran apagón suceda.

¿Qué pueden hacer los particulares?

La lista de lo que los particulares podemos hacer es interminable y difícilmente se puede hablar de un “kit de supervivencia” debido a la dimensión que alcanzaría una catástrofe de este tipo en el que la mayoría de las comunicaciones, desde las calles y carreteras hasta los móviles quedarían colapsados. Tener un camping gas, o comida, o prever cómo reencontrarnos con nuestros seres cercanos puede ser aconsejable pero no es seguro que sea conveniente ni que en caso necesario sirva para algo más allá de propiciar un estado de histeria y miedo poco saludable para la sociedad.

Durante la guerra fría, hubo épocas en que se vivieron momentos de histeria por la amenaza nuclear y mucha gente se construyó refugios para salvarse en caso de que ocurriera. Hoy esos refugios son motivo de burla y curiosidad. Por ello, quizás la mejor medida preventiva es guardar la calma y la sensatez ante situaciones como las que, seguro que pasajeramente, estamos viviendo. Profecías sobre la proximidad del fin del mundo han existido siempre alentadas por charlatanes y sectas absurdas ¿Habrá que hacerles caso ahora?


BK-167x150_cuentanomina.jpg

Si algo es importante para ti, también debería serlo para tu banco. Descubre las Cuentas Bankinter.

Suscribirse

Introduzca su correo electrónico para suscribirse.

Introduzca un correo electrónico válido para suscribirse
Por favor, seleccione resumen diario o semanal

Pulsar Suscribir conlleva su aceptación expresa de la Cláusula de Protección de Datos y por tanto, mediante dicha aceptación usted queda informado y consiente que sus datos personales sean objeto de tratamiento automatizado por parte del Banco en los términos recogidos en la LO 15/1999, de 13 de Diciembre, en la Ley 34/2002 del 11 de Julio y en la mencionada cláusula de Protección de Datos