Saltar a zona de contenidos
Preguntas frecuentes inversión

¿Qué tipos de planes de pensiones existen?

Un plan de pensiones es un producto de inversión que sirve como instrumento de inversión a largo plazo con el fin de complementar la pensión pública en la etapa de la jubilación.

Al igual que sucede con los fondos de inversión, se puede ganar más o menos dinero en función de ciertas variables como puede ser el perfil del inversor o el riesgo que esté dispuesto a asumir.

Podemos clasificar los tipos de planes de pensiones en función de diferentes variables:

Planes de pensiones según el promotor:

Según esta clasificación, podemos encontrar tres tipos de planes de pensiones en función de quien es el promotor. Es decir, quien lo promueve puede ser una empresa, sociedad, sindicato, colectivo o corporación. El promotor será siempre quien crea el plan, por lo que no debe confundirse con el titular o los partícipes, que son aquellos que contratan el plan y realizan aportaciones.

Planes de pensiones de empleo:

Es la empresa o corporación empleadora la que promueve el plan y los empleados son los titulares. Las aportaciones las hace la empresa o las puede hacer el propio empleado de forma personal. Mientras exista una relación entre la empresa y el trabajador, no se puede tocar este dinero.

Planes de pensiones individuales:

Son promovidos por las entidades financieras. Sus titulares son las personas físicas que deciden contratarlo pensando en su futura jubilación. Aquí es donde entrarían los planes de pensiones ofrecidos por los bancos. En este caso, es más sencillo mover el dinero o modificar el plan de pensiones.

Planes de pensiones asociados:

Son quizás lo menos comunes. Se trata de aquellos que promueven los sindicatos o algún tipo de gremio y sus titulares son los afiliados. Sólo los titulares pueden realizar aportaciones al plan de pensiones.

Planes de pensiones según la relación entre rentabilidad-riesgo:

Esta clasificación se basa en el tipo de activos en los que invierte el plan de pensiones. Cabe recordar que cuanto menor riesgo, menor rentabilidad y viceversa. Aquí podemos encontrar:

Planes de pensiones de renta fija:

Invierten su capital en activos financieros tanto públicos como privados. Son activos financieros a corto y largo plazo, principalmente Letras del Tesoro, bonos y obligaciones. Su riesgo es menor que otros productos financieros así como su rentabilidad. Cuando hablamos de renta fija a corto plazo, su duración no puede ser mayor de dos años. Cuando la duración es mayor de dos años, hablamos de renta fija a largo plazo.

Planes de pensiones de renta variable:

Como su propio nombre indica, son aquellos que invierten en activos de renta variable como pueden ser las acciones cotizadas y ETF´s. Ofrecen mayor rentabilidad que los planes de pensiones de renta fija, pero también conllevan mayor riesgo.

Planes de pensiones de renta mixta:

Estos combinan en la misma inversión renta variable y renta fija. Esta modalidad busca potenciar las principales ventajas de cada producto.

Planes de pensiones garantizados:

En ellos se garantiza que el titular recuperará la totalidad del capital que ha invertido cuando venza el plan, siempre que mantenga ahí su dinero.

El riesgo de estos productos es muy bajo, por lo que su rentabilidad también es menor.

Planes de pensiones según las aportaciones y prestaciones:

En función de las aportaciones que se hagan al plan de pensiones y de las prestaciones que se perciban a cambio, se pueden encontrar tres tipos de planes de pensiones:

  • Planes de pensiones de aportación definida: aquí el titular del plan se compromete a hacer una aportación periódica. Llegado el momento de rescatar el plan el titular recuperará el dinero invertido, así como una rentabilidad (que puede ser positiva o negativa) en función de las inversiones realizadas. Este tipo de planes se pueden encontrar en los planes de pensiones individuales, de empleo y de asociados.
  • Planes de pensiones de prestación definida: en este caso se asegura que, en el momento de rescatar el plan, el titular recibirá la totalidad de sus aportaciones así como una rentabilidad previamente pactada. Este tipo de planes de pensiones solo se aplican para los de empleo y asociados.
  • Planes de pensiones mixtos: se trata de una combinación de los dos anteriores. Se establece una aportación periódica a la que hacer frente así como una rentabilidad mínima que tendrá el titular a la hora de rescatarlo. Al igual que los de prestación definida, este tipo de planes solo están disponibles para los de empleo y asociados.

Además

PIAS

Conoce el Plan de Ahorro de Bankintery rentabiliza tu dinero a largo plazo.
Saber más sobre PIAS

Simulador de rescate de planes de pensiones

Conoce todas las opciones para rescatar tu plan de pensiones.
Saber más sobre rescate de planes